Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » 552 ha de La Primavera volverán a ser área protegida

552 ha de La Primavera volverán a ser área protegida

Agustín del Castillo – PÚBLICO

Las 552 hectáreas que le fueron extraídas al bosque La Primavera por orden judicial el mes de junio pasado, podrían pronto volver al régimen de protección legal, con un decreto municipal, estatal o federal, y con el apoyo de instrumentos como el ordenamiento ecológico territorial, afirmó el comisionado nacional de Áreas Naturales Protegidas, Ernesto Enkerlin Hoeflich.

“Mientras se define bien ese proceso, estamos trabajando con los dos grupos del ejido [de Santa Ana Tepetitlán] para hacerles ver las ventajas de mantener la protección; a nosotros nos queda claro que una mayoría de los ejidatarios está de acuerdo en conservar sus tierras en el estado en que se encuentran”, señaló el funcionario, entrevistado vía telefónica por este diario.

Sin embargo, la suerte del área protegida queda ligada a resolver los demás problemas de la propia comunidad agraria, que se encuentra parcialmente invadida por asentamientos humanos irregulares, para cuya regularización se han emitido decretos expropiatorios que han sido rechazados por los campesinos, pues apenas se les paga a 40 centavos el metro cuadrado, muy lejos del valor comercial que ya tienen estos terrenos suburbanos.

Santa Ana está dividida entre una fracción que controla el comisariado ejidal, que se ha quedado con los beneficios de las negociaciones con el gobierno y que promovió ventajosamente el amparo contra el decreto del área natural protegida, y una amplia disidencia interna, que lidera Tranquilino Flores Aguilar, que se opone a esos acuerdos y que desea mantener el bosque en pie (Público, 17 de julio de 2008).

Este movimiento, contrario a los negocios inmobiliarios, desea que La Primavera sirva para resolver todas las batallas pendientes: es decir, indemnizaciones justas, apoyo institucional para resolver su apremiante pobreza, y conservación de los recursos naturales.

“Nos queda claro que ese es un frente de batalla que no podemos perder, pero que hay una gran sensibilidad de la opinión pública de Guadalajara para mantener todo el bosque […] estamos asesorando las gestiones con los dos grupos del ejido; nos queda claro que la mayor parte de los ejidatarios son sensibles a las necesidades de la conservación y contribuir a la estabilidad ambiental de la zona metropolitana mientras un grupo minoritario está interesado en vender; nosotros tenemos la misión de reintegrar ese pedazo de bosque a la protección, bajo el esquema legal que sea más adecuado”, apuntó Enkerlin Hoeflich.

El grupo ejidal que lidera Tranquilino Flores Aguilar, hizo ya al gobernador del estado, Emilio González Márquez, la propuesta, en misivas entregadas el 22 y 27 de agosto pasados de reintegrar el potrero Las Lomas al área de protección forestal y de fauna. “Tenemos la firme disposición de dejar bajo tutela de un nivel de gobierno que se encargue de conservar dichas tierras como zona de protección, siempre y cuando se lleven a cabo las acciones de demolición [de fincas] y mantenimiento de los cauces originales de los arroyos y como beneficio se aplique a favor de los ejidatarios lo establecido por el numeral 46 de la Ley General de Asentamientos Humanos…”.

Dicho artículo establece: “La Federación, los estados y los municipios instrumentarán coordinadamente programas de desarrollo social, para que los titulares de derechos ejidales o comunales cuyas tierras sean incorporadas al desarrollo urbano y la vivienda, se integren a las actividades económicas y sociales urbanas, promoviendo su capacitación para la producción y comercialización de bienes y servicios y apoyando la constitución y operación de empresas en las que participen los ejidatarios y comuneros”.

Los ejidatarios le explican al gobernador que “actualmente se encuentran trabados tres decretos expropiatorios que fueron fincados sobre tierras de nuestro núcleo agrario, más sin embargo, los ejidatarios afectados en sus derechos están dispuestos a aceptar una negociación justa, siempre y cuando se aplique lo estatuído por el cuerpo de leyes de mérito y una negociación justa que les dé una mejor calidad de vida”, según la carta recibida el 22 de agosto en la secretaría particular del Ejecutivo, de la que proporcionaron copia a este diario.


Reservas ecológicas revaloradas

Para Enkerlin Hoeflich, lo sucedido con La Primavera no es un hecho aislado: abandonadas por decenios y reducidas a ser “reservas de papel”, el gobierno federal ha fortalecido desde hace quince años las áreas naturales protegidas, otorgando presupuesto para su operación y fortaleciendo su importancia en la vida de las regiones en las que están ubicadas y como respuesta a la crisis ambiental mundial.

Esto les ha dado un valor creciente y las ha hecho tentadoras para intereses económicos.

“En el Consejo Nacional de Áreas Naturales Protegidas se planteó el caso de La Primavera, y se le pone como punto ámbar o rojo a escala nacional, junto con casos similares como el de Cumbres de Monterrey y el corredor biológico Chichinautzin [Morelos], así como en el caso de Tulum [Quintana Roo], donde hubo amparos que se perdieron, pero eso ha hecho que se plantee la posibilidad de blindar la ley y de revertir esos amparos de algún modo, como algo altamente posible”, subrayó el titular de la Conanp.

Dijo que es poco común perder juicios, no más de 15 por ciento de los asuntos legales de las áreas protegidas, pero estos casos difíciles son la oportunidad de fortalecer los puntos débiles de la legislación ambiental. “Ya tenemos, por ejemplo, en el caso de Tulum y Monterrey, victorias jurídicas pues hemos sido escuchados como terceros perjudicados, y eso ha derivado que los jueces comiencen a establecer jurisprudencia en favor de la conservación”.

Enkerlin Hoeflich dijo que la actividad inmobiliaria es respetable y necesaria para la sociedad, siempre y cuando no invada los espacios destinados a la conservación, como es el caso de La Primavera.

“Sin duda pronto daremos buenas noticias, la estrategia de defensa del bosque está lógicamente reservada, pero puedo decir que hay muchos recursos legales a nuestro alcance y que lo buscado es que esa superficie regrese a la condición de área natural protegida”, puntualizó.


Acusación contra Herbert Taylor y Zapopan

Los campesinos disidentes de Santa Ana Tepetitlán señalan a Herbert Taylor Arthur, coordinador general de Innovación y Desarrollo del gabinete estatal, como responsable de que los asuntos de la comunidad agraria estén bloqueados ante el Ejecutivo.

“De manera extraoficial nos hemos enterado de que un alto mando de su gobierno, el cual responde al nombre de Herbert Taylor, le dio instrucciones al delegado federal [de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales] de que no atendiera nuestros planteamientos, sin dar mayores explicaciones”, refiere Tranquilino Flores en su carta al gobernador, entregada el 27 de agosto pasado, sobre los problemas del ejido y la pérdida de bosque que amenaza para La Primavera.

Los campesinos también acusan al Ayuntamiento de Zapopan, que “está llevando a cabo acciones ilegales de ocupación y despojo al ejido […] respecto de 641 hectáreas de terreno que se encuentran dentro del bosque La Primavera y de la zona de amortiguamiento del mismo [se trata del potrero Las Lomas, 552 ha de éste eran parte de La Primavera hasta junio pasado], en dicha superficie ha empezado la preparación para el uso de un área que pretende destinarla como ciclopista y áreas de ecoturismo [sic], así como dicho ayuntamiento con antelación ha taponado y desviado los arroyos identificados como El Teisquinque y el Arroyo Grande, así como los ramales que de éstos derivan…”.

Scroll to top