Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » Avala Profepa una aviaduría

Avala Profepa una aviaduría

Juan Carlos Díaz (al fondo), junto a su protector, José de Jesús Becerra Soto


Sergio Hernández – MURAL

Juan Carlos Díaz Morales, asesor en materia de comunicación del senador, Héctor Pérez Plazola, ocupa una plaza de inspector en la delegación Jalisco de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), sin que el funcionario en realidad indague violaciones a la Ley General de Equilibrio Ecológico.

A cambio del puesto de inspector, al delegado de la Profepa Jalisco, José de Jesús Becerra Soto, también le brinda servicios de enlace con los medios de comunicación.

“Si tú crees que eso es nota, adelante, pon lo que tu consideres”, señaló Díaz Morales sin querer abundar sobre su ilegal nombramiento, vigente desde el 16 de junio.

Al delegado de la Profepa se le buscó para conocer su opinión sobre la plaza que está siendo utilizada para sus fines personales de comunicación, pero Becerra Soto no contestó.

El 25 de julio, sin que fuera público el nombramiento de Díaz Morales, el delegado presumía que fue él mismo quien lo invitó a colaborar como asistente de comunicación social, pero ocultó que lo hacía sacrificando un inspector.

“Juan Carlos Díaz está haciendo el favor de apoyarme en lo particular”, indicó entonces Becerra Soto.

El nombramiento de Díaz Morales como inspector, disponible en la página Internet de la Profepa, fue autorizado por Dulce María Yarza Díaz, Directora General de Administración de esta dependencia federal.

Ante la Secretaría de la Función Pública, la Profepa justificó el nombramiento directo, sin concursar la plaza, argumentando que la contratación de este inspector era por un caso excepcional que pone en peligro los servicios públicos, como consecuencia de circunstancias que puedan provocar pérdidas o costos adicionales importantes, aunque éstas razones no se detallan.

Al igual que Díaz, el delegado de la Profepa fue colocado en ese puesto violentando el Servicio Profesional de Carrera, dado que los médicos, formación profesional de Becerra Soto, no podían ocupar el cargo.

Scroll to top