Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Científicos quieren a la CFE fuera del Bosque La Primavera

Científicos quieren a la CFE fuera del Bosque La Primavera

Zona de los campos geotérmicos de CFE dentro del Bosque de La Primavera. Foto: Cortesía

Zona de los campos geotérmicos de CFE dentro del Bosque de La Primavera. Foto: Cortesía

Por Agustín del Castillo

28 de octubre de 2014.- Este próximo 2015, en el Presupuesto de Egresos de la Federación se estarán contemplando recursos para iniciar, ahora sí, la explotación de energía geotérmica en el área conocida como Cerritos Colorados, dentro del Bosque de La Primavera.

Son 136 millones los que se pretenden canalizar, de un proyecto que contempla una erogación de 837 millones de pesos.

Esto significa sólo el comienzo de los planes que tiene la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en la caldera volcánica, en una aparente contradicción respecto a los argumentos de conservación esgrimidos para salvaguardar La Primavera como Área Natural Protegida desde 1980.

En las prospecciones de la paraestatal, ese potencial de la primera etapa, de 25 megawatts, es apenas 15 por ciento de lo que en realidad se buscaría explotar, cerca de 160 MW, lo que implica abrir nuevos pozos y al menos un aprovechamiento más en la zona de Planillas (una de los más ricas en biodiversidad).

El comité científico del Organismo Público Descentralizado Bosque de La Primavera dio a conocer su preocupación durante una reunión de trabajo de la Junta de Gobierno realizada el 30 de septiembre, donde solicitaron la cancelación de los proyectos de la CFE en el Área Natural Protegida.

El grupo de científicos está conformado por Arturo Curiel Ballesteros, presidente del Comité Mexicano de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN); Luis F. Aguilar Villanueva, de la Pontificia Universidad Gregoriana; Enrique José Jardel Peláez, de la UdeG; Javier Díaz Reynoso y Javier Esteban Clausen Silva, del ITESO, así como la abogada ambiental, Carla Delfina Aceves Ávila.

“Manifestamos alerta ante el hecho de que en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2015, dentro de los Programas Presupuestarios con Proyectos de Inversión, se encuentra el 1318TOQ0011 denominado Estudios de Evaluación del Potencial de Generación Geotermoeléctrica de la Zona de Cerritos Colorados 2014-2016 dentro del área protegida Bosque La Primavera, con un monto de más de 800 millones de pesos”.

Son 837 millones 61 mil 874 pesos, de los cuales, en 2015 se aportarían 136 millones. Aquí el enlace al documento que dio a conocer la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción:
http://www.cmic.org/cmic/economiaestadistica/2014/PPEF%202015_PROYECTOS_CFE.pdf

Los científicos argumentaron que el Bosque de La Primavera es una de las áreas naturales protegidas más amenazadas del país, y que se requiere su conservación íntegra por ser de vital importancia para los habitantes del Área Metropolitana de Guadalajara y poblaciones del centro de Jalisco, por todos los servicios que presta este ecosistema, como son los culturales y de recreación, el abastecimiento de agua, además de ser el más grande aliado para la adaptación del cambio climático en la regulación de olas de calor perjudiciales para la salud humana.

“En contraste, no existe normatividad reguladora sobre las actividades de exploración y aprovechamiento geotérmico, por lo que este comité científico considera que para este caso, debería de operar el principio precautorio considerando los efectos potencialmente nocivos. Con respecto a lo antes mencionado, se considera impostergable, que al igual como ha sucedido para el caso de exploración petrolera, siguiendo el mismo espíritu precautorio y de conservación por parte de los legisladores en las áreas naturales protegidas, proponemos la prohibición de exploración y aprovechamiento de la geotermia en el bosque La Primavera dados sus efectos potenciales, atendiendo a su vez a que ambas son actividades de generación y aprovechamiento de energía”, subrayaron.

La respuesta de la junta de gobierno fue cauta. Tanto el nuevo director del OPD, Marciano Valtierra Azotla, como la secretario de Medio Ambiente de Jalisco, Magdalena Ruiz Mejía, acordaron abrir una mesa para obtener información antes de asumir cualquier postura.

De forma agregada, el comité, refiere Curiel Ballesteros, pidió a la membresía de la UICN en México, que se analizara la posibilidad de apoyar esta iniciativa de los científicos.

Los argumentos de CFE

La Comisión Federal de Electricidad ha justificado en diversos foros tanto la necesidad de aprovechar la fuente de energía, como la posibilidad de que no haya daños al ambiente, aunque esto no va de acuerdo a la experiencia desafortunada que tuvieron sus exploraciones en la zona a finales de los años 80 del siglo pasado, cuando se clausuraron los trabajos ante la presión de la opinión pública tapatía por los daños severos causados al ecosistema.

En cifras cifras oficiales, la primera etapa de Cerritos Colorados equivale a 7 por ciento de la energía que consume la capital de Jalisco, pero si se aprovechara todo el yacimiento que existe debajo del Área Natural Protegida, unos 160 MW, sería cerca de 45 por ciento.

En esencia, el debate es sobre cuál es la prioridad, si mantener un Área Natural Protegida cuyos servicios ambientales dan vida al Área Metropolitana de Guadalajara, o la generación de energía.

Sin abordar directamente el tema, pues desconoce detalles, la ex secretaria de Medio Ambiente federal, Julia Carabias Lillo, comento en entrevista: “si la superficie nacional protegida no es mayor de 7 por ciento del territorio, por qué no dejan esa superficie al margen de esos proyectos”, en alusión a toda la temática de la minería.

Un potencial dormido

De acuerdo con el libro “La energía geotérmica en México”, de Luis Gutiérrez-Negrín, la geotermia “es una fuente de energía que puede utilizarse de manera directa o indirecta. Entre sus principales usos directos está el aprovechamiento del agua caliente de manantiales para balnearios y spas, para calefacción de espacios y para procesos agrícolas o industriales. Su uso indirecto más relevante es el aprovechamiento del vapor geotérmico para generar energía eléctrica”,

“La capacidad geotermo-eléctrica instalada en México ha ido creciendo, desde los 3.5 MW de la primera unidad instalada en Pathé en 1959 hasta 958 MW en la actualidad. El crecimiento no ha sido constante (…) el principal salto ocurre entre 1982 y 1986, año en el que entran en operación 335 MW, consistentes en tres unidades de 110 MW en el campo de Cerro Prieto y la unidad 6 de 5 MW en el campo de Los Azufres”.

“La capacidad geotermoeléctrica se distribuye en cuatro campos geotérmicos actualmente en explotación, que son los de Cerro Prieto, Baja California, con 720 MW; Los Azufres, Michoacán, con 188 MW; Los Húmeros, Puebla, con 40 MW, y Las Tres Vírgenes, Baja California Sur, con 10 MW”.

Cerro Prieto es el mayor campo del país y el segundo más grande del mundo.

En La Primavera, los daños ambientales cancelaron la posibilidad de explotación los últimos 25 años.

Los datos del proyecto

La primera etapa de Cerritos Colorados deberá generar, al entrar en operaciones, 25 megawatts por año, pero el potencial detectado por la CFE es de 75 MW en ese sitio. De forma paralela, el sitio Planillas –una de las zonas más importantes para la diversidad biológica de La Primavera- tiene al menos 75 MW detectados de potencial, según los datos de la CFE

“El Proyecto Geotermoeléctrico Cerritos Colorados, primera etapa, consiste básicamente en la construcción de tres obras principales: las estructuras de la línea de subtransmisión, los vaporductos y la tubería de inyección se construirán en su mayoría junto a los caminos actuales y sobre la infraestructura de tres obras principales”

Esas obras son “una unidad de generación de 25 Megawatts (equivalente a 7% de la energía necesaria para la Zona Metropolitana de Guadalajara); una línea de subtransmisión 69 kilovoltios Cerritos Colorados Entronque Guadalajara I – El Sol (14,7 km longitud y 8,5 metros derecho de vía); la perforación de 14 nuevos pozos sobre plataformas existentes y la rehabilitación de cuatro ya existentes”

Otras obras que conforman el proyecto son “la construcción de 2500 metros de vaporductos; el tendido de 3,500 m de tubería de inyección; la modificación de un tramo de 250 m de caminos de acceso; y obras provisionales y asociadas (sobre 10,080 m2). Las estructuras de la línea de subtransmisión, los vaporductos y la tubería de inyección se construirán en su mayoría junto a los caminos actuales y sobre la infraestructura de los pozos”

Los impactos ambientales:

1) “Emisiones a la atmósfera: vapor y gases incondensables, entre ellos, ácido
sulfhídrico (H2S)”

2) Cambio de uso del suelo: “desmonte y despalme de la vegetación para la construcción de la plataforma (25 MW) y derecho de vía de la línea de transmisión (69 kV)”.

3) “Impacto visual del paisaje por la construcción de las obras y emisiones a la atmósfera.

4) “Impacto a la fauna silvestre; durante la construcción de las obras ahuyentará a la fauna del sitio por presencia humana y ruido”.

No obstante, “los impactos ambientales más significativos por este proyecto ocurrieron durante la etapa de exploración, por la apertura de caminos y construcción de plataformas y presas de lodos”, entre 1980 y 1989

Fuente: CFE, “Proyecto de aprovechamiento geotérmico en el bosque La Primavera”, Felipe Rodrigo Cervantes

SEGUNDA PARTE

El 4 de junio de 1987, en un decreto del Diario Oficial de la Federación, el Gobierno de la República definió un polígono rectangular de 120 kilómetros cuadrados -12,000 hectáreas, 40 por ciento del Área Natural Protegida- al interior de la caldera volcánica de La Primavera, como zona para exploración y eventual explotación del yacimiento geotérmico.

Este decreto inquieta a los científicos: Cerritos Colorados sería sólo la primera etapa de un macroproyecto que busca generar unos 160 megawatts. Este primer sitio, según la CFE, puede generar hasta 75 MW. La siguiente explotación será la zona de Planillas, para lo cual no sólo deberán modificar la zonificación actual del programa de manejo –es zona de protección y no se puede tocar-, sino generar un impacto ambiental elevado, pues no existe allí más que un pozo de exploración.

La pretensión de la Comisión Federal de Electricidad es que en ese campo de Planillas se podrían generar de 70 a 83 MW.

El decreto presidencial establece:

“La zona de exploración es rectangular, cubriendo aproximadamente 120 Km2”; pero advertía: “la superficie total de la zona o zonas objetivo no excederá de 40 por ciento de la zona de exploración inicialmente definida, y II) Después de un plazo de cuatro años contados a partir de la fecha de entrada en vigor, la superficie total de la zona o zonas objetivo no excederá de 20 por ciento de la Zona de Exploración inicialmente definida”, lo que llevaría el impacto directo a 48 o 24 km2, esto es, 4,800 a 2,400 hectáreas. El bosque protegido tiene 30 mil hectáreas.

La cuestión es que ente 1989 y 1990, se clausuró el trabajo de la CFE, pero no se emitió algún decreto que dejara fuera de vigencia el de junio de 1987, constituido en su momento en un convenio de colaboración entre el Gobierno de la República y las Naciones Unidas.

El Comité Científico del bosque señala las paradojas: un bosque como Área Natural Protegida con valiosos servicios ambientales para el Área Metropolitana de Guadalajara, o un bosque que defina su función principal en la generación geotérmica, al costo que sea.

“Es falso que la geotermia no genere costos en lo ambiental, en este caso, es importante”, advierte Arturo Curiel Ballesteros, quien preside el cuerpo colegiado que asesora a la junta de gobierno del Organismo Público Descentralizado Bosque La Primavera.

El investigador coincide con su colega Roberto Maciel, experto en el tema por la UdeG, respecto a los riesgos de deterioro debido a las características del manto geotérmico que yace en el subsuelo de ese volcán que es La Primavera.

“No es sólo vapor, hay un volumen de agua muy grande y esa agua en superficie va a contaminar”, a diferencia de otros campos geotérmicos como el de Cerro Prieto, en Baja California, que ha sido exitoso desde su apertura en 1960.

Otro aspecto de esa paradoja es que el bosque da servicios ambientales “para siempre”, si se le conserva, pero el proyecto geotérmico está estimado para un máximo de vida de 35 años, “¿vale la pena sacar energía que ni siquiera es segura por ese periodo a cambio de sacrificar el valor de un ecosistema único?”, pregunta Curiel Ballesteros.

Cerritos Colorados ya tiene trece pozos abiertos desde hace más de 25 años. Planillas está en pañales, pero es una apuesta principal del sistema eléctrico nacional.

En el documento Evaluación de la Energía Geotérmica en México, un informe para el Banco Interamericano de Desarrollo y la Comisión Reguladora de Energía, presentado por Gerardo Hiriart Le Bert en mayo de 2011, se detalla el caso de ese yacimiento, como uno de los 20 más interesantes del país.

“Se localiza casi en la periferia occidental de la ciudad de Guadalajara, a unos nueve kilómetros al sur del campo geotérmico de Cerritos Colorados y dentro del bosque de La Primavera. Sus coordenadas son 20°33‟ de latitud norte y 103°31‟ de longitud oeste. Se ubica dentro de la provincia fisiográfica de la Faja Volcánica Mexicana, y el acceso puede hacerse a partir del periférico de Guadalajara”, detalla.

Características:

“La zona geotérmica se encuentra en la cima de uno de los domos riolíticos (volcánicos) conocidos como Las Planillas, con una edad muy reciente (unos 60 mil años) como parte de los eventos volcánicos finales de la formación de la cercana caldera volcánica de La Primavera. El domo presenta un cráter de explosión en cuyo interior hay fumarolas con temperaturas superficiales máximas de 90 grados centígrados y en cuyo borde suroeste se encuentran manantiales con temperaturas de hasta 67°C y contenidos de boro de hasta 13 partes por millón, que pueden considerarse como una descarga lateral del probable yacimiento geotérmico del subsuelo”.

Las temperaturas máximas de fondo “han sido calculadas entre 242 y 250°C mediante la aplicación de geotermómetros de fase líquida y gaseosa. La fuente de calor del probable yacimiento podría ser la misma cámara magmática que propició la formación de la caldera de La Primavera, que es de tipo riolítico, relativamente somera y cuya última actividad ocurrió hace unos 20 mil años. Los fluidos geotérmicos estarían contenidos en la misma secuencia de rocas volcánicas detectada en el subsuelo de la caldera, compuesta principalmente por rocas andesíticas con cantidades menores de tobas, riolitas y basaltos [roca volcánica], cubiertas por la llamada Toba Tala […] que actúa como la capa sello del yacimiento”.

El estudio señala que “la CFE ha realizado estudios geológicos, geoquímicos y geofísicos de detalle en la zona, e incluso decidió la localización de un primer pozo exploratorio que sería perforado con recursos del Fondo Rotatorio de las Naciones Unidas para la Exploración de los Recursos Naturales (con base en el decreto referido de 1987). Como producto de ellos se ha identificado un área de interés geotérmico de unos 12 km2 de superficie (sic)”.

No obstante, no se ignora lo complejo de que se logre un consenso social.

“Cabe advertir que el bosque de La Primavera está definido como un área de protección forestal y refugio de la fauna silvestre, y que actualmente el gobierno del estado de Jalisco ha adoptado un plan de manejo para este bosque, por lo que cualquier futuro desarrollo geotérmico en esta zona tendría que cumplir con requisitos muy estrictos en materia de protección ambiental, además de enfrentar una opinión pública históricamente poco favorable, lo que en 1989 derivó en el abandono de las actividades exploratorias que realizaba la CFE en el área”.

Potencial preliminar.

“Con el método Volumétrico-Montecarlo el campo presenta un potencial de 70 MW (…) con el método de descompresión gradual el campo presenta un potencial de 83 MW”.

Según las cuentas de la CFE, si se suma ese potencial a Cerritos Colorados, se podrá abastecer 45 por ciento de las necesidades de la capital de Jalisco. Pero las dudas sobre el cálculo son insistentes entre los científicos ajenos al proyecto.

Respetar ANPs, pide Carabias

La ex secretario de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca 1994-2000 del Gobierno Federal, Julia Carabias Lillo, quien generó el espacio para crear el sistema de áreas naturales protegidas (ANPs) de México, no opina en particular del tema geotérmico en el bosque La Primavera “por faltarme detalles”, pero pide respeto a las demarcaciones naturales.

“Las ANPs en nuestro país, en su parte terrestre, abarcan de 6 a 7 por ciento del territorio nacional, y yo le preguntaría a quienes están interesados en proyectos extractivos, si no es suficiente el resto del territorio nacional, 93 o 94 por ciento, para hacerlos, y dejar que otro recurso natural, que es la biodiversidad, se mantenga”.

En particular “no es compatible la extracción minera, aunque se haga con buenas tecnologías; va a tener un impacto muy fuerte sobre la biodiversidad; hemos definido que algunos espacios, algunos ecosistemas son prioritarios, por su enorme riqueza biodiversas, o porque tienen especies endémicas, o porque se dan procesos únicos como es la migración de la monarca, o porque tienen servicios ambientales muy importantes, y esos son espacios que se deben preservar para siempre, para las futuras generaciones, para que continúen los procesos evolutivos”, destacó.

Reforma energética, puerta abierta

El riesgo de que generar energía y riqueza material sea más prioritario que conservar la biodiversidad en las áreas naturales protegidas, ha sido considerado por la organización ambientalista Greenpeace como uno de los mayores que ha generado la reforma energética en el ramo de las leyes secundarias

Esto “abrirá las puertas a la expropiación de terrenos y a la devastación de las ANPs en México, de por sí ya bastante debilitadas por otras leyes que resguardar intereses económicos como el caso de los mineros”, señala el capítulo México de la entidad no gubernamental

En el caso de Jalisco, aplica como alto riesgo para el bosque La Primavera, que tiene yacimientos geotérmicos, y la reserva de la biosfera Sierra de Manantlán, que posee importantes reservas de hierro

Un análisis elaborado por la organización indica que “hay al menos 14 artículos que deben ser modificados. El artículo 91 de la Ley de Hidrocarburos señala que ‘las actividades de Exploración y Extracción se consideran de interés social y orden público, por lo que tendrán preferencia sobre cualquier otra que implique el aprovechamiento de la superficie o del subsuelo de los terrenos afectos a aquéllas’, lo que vulnera la propiedad comunal, ejidal y privada, incluso sobre las Áreas Naturales Protegidas.

La propuesta oficial “elimina toda la política de conservación en el país, tanto para las ANP federales, como para las estatales y las municipales. Las empresas productivas del Estado, como las de la iniciativa privada, pueden acabar con la riqueza natural, paisajística y cultural de México”

Además de indicar que existen posibles violaciones a los derechos fundamentales con las expropiaciones previstas por las autoridades en caso de que consideren que una tierra es de “interés social”

El texto completo del análisis de Greenpeace está en: http://energiahoy.com/2014/06/leyes-secundarias-de-energia-podrian-destruir-areas-naturales-protegidas/#sthash.TQVKhJcX.dpuf

Scroll to top