Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » Colapso, si no se mitigan causas de cambio climático

Colapso, si no se mitigan causas de cambio climático

Enfermedades como paludismo o dengue recuperarán su viejo auge. Se debe invertir 1% del PIB para frenarlo, pero como esfuerzo mundial.


Adrián Fernández, director del INE, prevé incluso una crisis económica. Foto: Giorgio Viera

Agustín del Castillo – PÚBLICO

México, que genera 1.5 por ciento de los gases de efecto invernadero que diariamente se lanzan a la atmósfera por las distintas actividades económicas, vivirá un colapso biológico y social si no mantiene y profundiza sus acciones contra el cambio climático.

Sin embargo, el esfuerzo de poco valdrá si las grandes economías del mundo no respetan los acuerdos signados a partir de 1992, en especial el Protocolo de Kyoto, reconoció ayer el director del Instituto Nacional de Ecología (INE), Adrián Fernández Bremauntz.

De visita en Guadalajara, para participar en el I Foro Internacional de Contaminación Atmosférica y Gases Efecto Invernadero, el funcionario puso en relieve la necesidad de que tanto México como el resto de las naciones más pobladas y con economías grandes alcancen la meta de invertir 1 por ciento de su riqueza nacional para contrarrestar y prevenir los efectos de este fenómeno planetario. A cambio, se evitaría una depresión económica de alcances insospechados, que derrumbará alrededor de 20 por ciento de la producción, “a una escala parecida a las grandes guerras [mundiales] o a la Gran Depresión de 1929”.

Esto demuestra la íntima relación entre recursos naturales (agua, clima, bosques, tierra fértil, fauna) y progreso humano. Los acelerados cambios traídos por el calentamiento del planeta acelerarán la extinción de especies, cambiarán el patrón de las lluvias (extremosas y puntuales en algunos sitios, escasas o nulas en otros) y de las estaciones; hoy, ya ocasionan el derretimiento de glaciares, con la consecuente pérdida del recurso agua en diversas regiones mundiales, y un día eso elevará el nivel de los mares.

Fernández Bremauntz dijo que en breve se lanzará la cuarta convocatoria del fondo sectorial de medio ambiente INE-Semarnat-Conacyt para aumentar el conocimiento sobre el fenómeno y afinar las respuestas humanas para hacerle frente. “Vamos a tener más de 50 millones de pesos para proyectos de investigación y no será una convocatoria general y abierta, sino una lista de unos 70 proyectos de investigación donde ya vamos a sacar los términos de referencia, o sea la explicación detallada de qué necesitamos; por ejemplo, uno de los proyectos que necesitamos son propuestas de universidades del país para elaborar los planes de acción climática estatales y para ello se solicita que se formen grupos interdisciplinarios y que sean fundamentalmente de universidades locales”.

Destacó el caso del grupo de Veracruz: “Llevamos dos años trabajando y está prácticamente terminado el trabajo; es muy interesante que se sumen investigadores de muchas disciplinas y muchos de ellos no habían trabajado antes en cambio climático, pero el cambio climático toca en todos los temas […] Están trabajando agrónomos, zootecnistas y veterinarios porque ahorita se tradujo la información de los modelos meteorológicos que nos dicen cuáles son los impactos esperados, y esos profesionistas están analizando cómo se espera que le va a afectar al ganado en Veracruz el incremento en la temperatura, los cambios en la dieta, los cambios en biodiversidad, las enfermedades”.

Añadió: “A México se espera que por el cambio climático regresen enfermedades ya controladas de hace muchos años. Por ejemplo, el dengue está en los niveles más altos de los últimos 30 años, está altísimo; el paludismo va a regresar al Sureste, por el golpe de calor que va a afectar a los grupos vulnerables, y quizá requieran de hospitalización, ausencias de trabajo y son una cantidad de repercusiones muy notables; éstos son sólo algunos ejemplos de por qué necesitamos de muchas disciplinas involucradas para afrontar el fenómeno”.

Un futuro difícil

• Según el director del INE, éstos son escenarios de cambio climático para temperatura y precipitación en el país: “Es muy probable que el clima sea entre 2 y 4 grados centígrados más cálido en el periodo 2020-2080, principalmente en la parte más continental del norte de México; en invierno son muy probables las reducciones en precipitación cercanas a 15 por ciento en regiones del centro de México, y de menos de 5 por ciento en la zona del Golfo de México; en verano, las lluvias podrían disminuir hasta 5 por ciento en la parte centro de México; se proyectan también retrasos en el inicio de las lluvias, y además, la prolongación del temporal hacia los meses de otoño, para gran parte del país”.

Esto llevará a “una reducción de 10 por ciento anual en la disponibilidad de agua bajo escenario de cambio climático al año 2030, respecto de 2000. Tanto Baja California como Sonora pasarán a una situación crítica. Zonas del sur de México y la Península de Yucatán podrían comenzar a experimentar una presión de media a fuerte sobre el recurso”.

La evidencia científica “indica que el cambio climático es inducido por las emisiones antrópicas de gases efecto invernadero [ozono, monóxido y dióxido de carbono, metano, entre otros] y se perfila, con la pérdida de biodiversidad, y la degradación de ecosistemas y de sus servicios ambientales, como el problema ambiental de mayor trascendencia en el siglo XXI y uno de los mayores desafíos globales que enfrenta la humanidad”.

Así, “el cambio climático trasciende la esfera de lo ambiental y representa una amenaza creciente para muchos procesos de desarrollo. Por su globalidad, requiere de un enfoque multilateral, pues ningún país puede hacerle frente aisladamente. Por su dimensión temporal, impone la necesidad de planear a largo plazo”.

Scroll to top