Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » Conceden suspensión contra El Zapotillo

Conceden suspensión contra El Zapotillo

Ayer se interpusieron tres amparos más contra la obra hidráulica

 

Guadalajara. Agustín del Castillo. Público-Milenio

 

El juez primero de distrito en materia administrativa, con sede en Guadalajara, concedió ayer suspensión provisional a los opositores a la construcción de la presa El Zapotillo. En el marco del expediente de amparo 2452_2008, promovido por Isaura Gómez Guzmán, habitante de Temacapulín, la justicia federal determinó protegerla contra la violación a sus garantías individuales por el proceso de licitación que la Comisión Nacional del Agua ha echado a andar para la obra.

De acuerdo a información del Colectivo Coa, que asesora a los opositores a la megaobra de abastecimiento de agua para las ciudades de León y Guadalajara, así como a catorce municipios de Los Altos, ayer también se interpusieron tres nuevos juicios en contra del proyecto.

Los opositores tienen como propósito impedir que se haga la megaobra porque eso genera la inundación de tres poblados con más de mil habitantes: Acasico, Palmarejo y Temacapulín. Para ello, se pretende instaurar al menos medio millar de juicios y acciones legales.

El movimiento opuesto a la edificación de la megaobra ha tenido larga vida, y logró hace dos días impedir que representantes de 25 empresas mexicanas, españolas y brasileñas, pudieran bajar hacia el sitio donde se pretende edificar la cortina, que medirá 105 metros de altura e inundará poco más de cuatro mil hectáreas.

Por su parte, el director de la Comisión Estatal del Agua, César Coll Carabias, aseguró que el conflicto social deberá ser resuelto por la Comisión Nacional del Agua porque es la instancia líder en el proyecto, pese a que su beneficio impacta tanto a Jalisco como Guanajuato, con una inversión pública superior a siete mil millones de pesos.

Desestimó la manifestación del pasado 10 de diciembre, como algo normal en un proyecto de infraestructura de largo aliento. Se ufanó de que en Arcediano ya no haya “ningún amparo vivo”.

Scroll to top