Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » Ejidos piden nueva área protegida en La Primavera

Ejidos piden nueva área protegida en La Primavera

El predio Las Lomas podría ser declarada zona de protección del bosque La Primavera. Foto: Tonatiuh Figueroa

Agustín del Castillo – PÚBLICO

Los ejidatarios disidentes de Santa Ana Tepetitlán, encabezados por Tranquilino Flores Aguilar, presentaron formalmente al Ayuntamiento de Zapopan, la propuesta de que el predio Las Lomas, enclavado en la zona oriente del bosque La Primavera, sea reintegrado al sistema de áreas naturales protegidas, por medio de una declaratoria del cabildo local.

Esa es la respuesta a la determinación del Primer Tribunal Colegiado del Tercer Circuito, que en el proceso de revisión 465/2007 determinó confirmar una sentencia judicial favorable a eliminar la vigencia del decreto de protección federal del presidente José López Portillo (6 de marzo de 1980) en el espacio correspondiente a este núcleo agrario zapopano, lo cual “descobijó” 552 hectáreas boscosas que formaban parte del área de protección de flora y fauna (Público, 7 y 8 de julio de 2008).

El escrito fue entregado en la oficialía de partes de la presidencia municipal de Zapopan, ayer. “Es nuestro deseo y del 100 por ciento de los ejidatarios reconocidos por el ejido y que son los únicos que se encuentran en posesión, que este honorable ayuntamiento se sirva emitir una resolución en la que se declare que dicha superficie se califique como zona de protección del bosque La Primavera, y además, que igualmente se sirvan declarar como zona de restricción y zona de amortiguamiento la superficie que abarque una distancia de 200 metros a partir de todo el polígono de la zona de protección…”.

Los disidentes acreditan su personalidad como integrantes de la Comisión de administración y resguardo del predio de Las Lomas, constituida desde el año 1995 con poderes plenos; subrayan su duda sobre la actuación de la autoridad municipal, a su juicio “omisa”, pues pese a conocerse el juicio de amparo que estaba en marcha y que perjudicaría a la reserva ecológica, no hubo ninguna acción legal para impedirlo.

El ayuntamiento también es responsable de omisiones graves, añaden, por no controlar el crecimiento urbano caótico que se ha desbocado desde los asentamientos humanos conocidos como Arenales Tapatíos y Lomas de La Primavera, lo que a juicio de los quejosos, demuestra una actitud parcial y “cómplice” con los intereses de la especulación inmobiliaria que están enquistados en las tierras del ejido desde hace casi 30 años.

Los campesinos disidentes de Santa Ana Tepetitlán intervinieron en el juicio de amparo 413/2001-3 y la posterior revisión, alegando que no estaban de acuerdo en que se concediera. El ejido “siempre ha tenido y tiene como beneficioso el decreto [de La Primavera] impugnado porque el mismo no nos afecta en nuestra propiedad y, al contrario, gracias a su protección se ha evitado en parte que el Ayuntamiento de Zapopan y el sedicente comisariado ejidal…”, señalaron.

Pero dos de tres magistrados no les dieron la razón, y les enmendaron la plana: el amparo no podía perjudicar sus intereses. Entonces, se dio marcha atrás al decreto de La Primavera, que hoy trae de cabeza a todo el sistema nacional de áreas protegidas



– Claves
Un juicio desfavorable

• La Primavera está protegida por el decreto expedido por el presidente José López Portillo el 19 de febrero de 1980, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 6 de marzo siguiente. En total son 30,500 hectáreas del área de reserva ecológica

• A partir del 27 de junio de 2008, alrededor de 552 hectáreas de bosque de La Primavera han salido del régimen de protección como resultado de un juicio de amparo que duró siete años, en el cual, sólo el gobierno de la república y los ejidatarios disidentes de Santa Ana Tepetitlán defendieron los derechos de la sociedad

• La zona “liberada” es susceptible de ser fraccionada, lo que ha generado preocupación en las autoridades; pero más preocupa el “efecto dominó” que puede perjudicar a casi todas las áreas naturales protegidas en el país, pues 85 por ciento del territorio protegido de México está asentado sobre propiedad privada o social

Scroll to top