Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » EL Gobierno de Colima cómplice de los Leaño

EL Gobierno de Colima cómplice de los Leaño

Desde 1993, Colima y desarrolladores turísticos acosan predios de El Rebalse

Campesinos han formado un frente de resistencia para evitar el despojo, informó Alvaro de la Cruz

Jorge Covarrubias – La Jornada

Es el gobierno de Colima y los desarrolladores turísticos quienes pretenden despojar a los ejidatarios de El Rebalse, acusó Alvaro de la Cruz Quiles, ejidatario de este territorio localizado en el municipio de Cihuatlán.

En tanto el Senado de la República resuelve qué pasará con el conflicto de límites territoriales, a los oriundos del lugar les queda claro que detrás de los intereses se encuentra el nombre de la familia Leaño, propietaria del megadesarrollo turístico Grand Bay o Isla Navidad, así como de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) y el equipo de futbol Tecos.

Por varios años, dice Alvaro de la Cruz, los gobernadores de Colima se han subordinado a los Leaño, de forma tal que han formado un frente de resistencia ciudadana en coordinación con todos los ejidos del municipio para evitar el despojo.

Un documento proporcionado por el propio ejidatario confirma la existencia de intereses inmobiliarios en El Rebalse desde 1993. Por aquel entonces, el gobierno de Carlos de la Madrid Virgen pidió al secretario de la Reforma Agraria, Víctor Manuel Cervera Pacheco, la expropiación de 161-30-25 hectáreas pertenecientes a la dotación del ejido El Rebalse para usarlas como “reserva de protección al acceso del desarrollo turístico Isla Navidad en los términos previstos por las disposiciones de la Ley Federal de Turismo”, se lee en la petición que firmó el jefe del Ejecutivo colimense y el secretario general de Gobierno, Ramón Pérez Díaz, el 10 de noviembre de 1993.

La solicitud no prosperó, pues Cervera Pacheco quería ser gobernador de Yucatán y no quería problemas con los ejidatarios, explicó Quiles en una entrevista que concedió al periodista Agustín del Castillo.

Para los ejidatarios, aquella solicitud de expropiación es el más claro antecedente del despojo que pretenden cristalizar los empresarios a grado tal que las autoridades colimenses no permiten a los pobladores de Cihuatlán desarrollar obras en ese terruño.

Una de ellas fue el complejo Música del Mar Estates, a un kilómetro de Grand Bay, al que autoridades de Colima pusieron sellos de clausura, pues no contaba con licencias municipales de construcción. Desde el año pasado, los ejidatarios de El Rebalse obtuvieron un amparo federal que les permite realizar obras de infraestructura básica para la introducción de agua potable; sin embargo, por órdenes del gobernador del vecino estado, Silverio Cavazos Ceballos, policías del municipio de Manzanillo han impedido la ejecución de las mismas.

El gobierno de Colima decidió que el amparo era improcedente y colocó sellos de clausura a la obra, los cuales fueron ignorados por los ejidatarios y funcionarios de Cihuatlán, lo que hizo que de inmediato al menos 150 policías colimenses se apersonaran en la zona y detuvieran a seis personas, entre ellos tres funcionarios públicos de primer nivel.

El origen del conflicto, hace al menos 15 años nació de la ampliación de tierras que autorizó la Secretaría de la Reforma Agraria al ejido El Rebalse, lo cual incluye el paraje conocido como La Culebra que, de acuerdo con el gobierno de Colima, es parte de su territorio.

Scroll to top