Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Biodiversidad » El teocintle, en franco retroceso

El teocintle, en franco retroceso

Maíz primitivo se redujo en 90% en 20 años, reconoce la Conanp; “Intervenimos a tiempo”, asegura Alberto Elton; el daño se reparará, advierte

Agoniza el maíz primitivo. La devastación de catorce hectáreas de tierra donde crece no fue intencional, dicen.

Agoniza el maíz primitivo. La devastación de catorce hectáreas de tierra donde crece no fue intencional, dicen. Foto: Público

Guadalajara. Agustín del Castillo. PÚBLICO-MILENIO

La presencia del Zea diploperennis, maíz silvestre emblemático de Manantlán, está en franco retroceso en su restringida distribución mundial, que se limita a algunos parajes de estas montañas protegidas, reconoció ayer el director de la región occidente de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Alberto Elton Benhumea.

En relación con la devastación reportada en la edición de ayer de Público, de catorce hectáreas de ese teocintle en la zona de San Miguel, uno de los dos yacimientos fundamentales del maíz primitivo, el funcionario enfatizó que la dependencia a su cargo intervino mucho antes que los otros actores, deteniendo los trabajos del infractor e interponiendo una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) el 19 de marzo, lo que confía que derive pronto en un programa de restauración.

Sin embargo, la gravedad de la situación es mayor a ese hecho, dijo en entrevista telefónica.

“No se ha dado a conocer toda la información del Zea […] En 2007, nosotros apoyamos la realización de un proyecto de investigación para que se nos dijera lo que pasa con la especie; el trabajo de Genoveva Jiménez Gómez, del Imecbio, fue un estudio técnico de monitoreo, conservación y manejo de la milpilla en San Miguel; allí se da la recomendación de incrementar la superficie cubierta de milpilla, porque se registra una pérdida sensible: autores en 1990 mencionan 320 hectáreas, y para 2007, sólo se encuentra la especie en 30 hectáreas. Es una pérdida dramática, que lógicamente prendió focos rojos a la dirección de la reserva”, explicó.

¿Cómo se piensa remediar? “En 2008 se apoyó la colecta de cien kilos de Zea; este año se apoyarán trabajos de restauración en diez hectáreas; esas semillas, por recomendación de la investigadora, se colectaron en San Miguel, Cuchillas y Ventanas; lo colectado se mezcla para incrementar la viabilidad genética […] Debo agregar además que estamos apoyando en Ayotitlán —ejido del que forma parte San Miguel— un proyecto para la conservación in situ de maíz criollo. Hay en total para Ayotitlán una inversión de 800 mil pesos este año, para 20 proyectos distintos. Es decir, sí estamos trabajando”, añadió Elton Benhumea.

Admitió que se debe aplicar la ley, pero también hay que dar alternativas a las comunidades. “No es necesario entrar a la cárcel; en este evento, el responsable acepta restaurar”.

La historia. “La dirección recibió un aviso por teléfono de que estaban desmontando teocintle; fueron los primeros cinco días de marzo […] Van a la zona y detectan maquinaria propiedad de José Rentería Larios, de Manzanillo, quien rentó la parcela a una ejidataria de apellido Sandoval Monroy, pero nunca le dijeron que allí crecía la milpilla y que es un área natural protegida; así, aparentemente sin mala intención, empezó a desmontar para sembrar aguacate y café de sombra”.

La dirección de la reserva, que preside Marcelo Aranda, “le notificó al comisariado de Ayotitlán y al responsable se le advierte que debe parar los trabajos”, pero no lo hizo al momento, y entonces se presentó la denuncia ante la Profepa.

Fue el 25 de marzo cuando hicieron una visita conjunta al predio el personal de la reserva, de la Profepa y de la Proepa (procuraduría ambiental de Jalisco); se levantó el acta “y están ya detenidos los trabajos”, abundó el director regional de la Conanp. Viene así el programa de restauración, independiente de las diez hectáreas que se plantarán en el curso de este año para recuperar la mermada presencia del teocintle, hoy, apenas una agónica “semilla de los dioses”.

————————————————————————

CLAVES

Un manejo antiguo

Investigadores de la UdeG han generado información para impulsar un adecuado manejo de las poblaciones del Zea diploperennis en San Miguel, revelan diversas tesis generadas en el Centro Universitario de la Costa Sur, de la UdeG.

Estudios realizados por Sánchez-Velásquez y otros (1992, 1993, 2001, 2002) en Las Joyas; y los realizados por Benz y otros en 1990, y por Jiménez-Gómez y otros en 2007, en San Miguel, demuestran que en esa área de la región nahua se ha realizado históricamente un manejo de las poblaciones de Zea; que tenían conocimientos sobre sus valores para resistir plagas y que se requiere un ciclo de perturbación vinculada a las actividades de agricultura tradicional para que el teocintle prospere. Lo cierto es que las poblaciones han venido disminuyendo. La transformación de zonas de milpa a pasto para ganado es una de las causas principales de pérdida de Zea.

Scroll to top