Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » Emilio: el coma de Miguel Angel, por la contaminación del río Santiago

Emilio: el coma de Miguel Angel, por la contaminación del río Santiago

Informó que la próxima semana dará a conocer un plan para desviar el afluente de sitios poblados

Alfonso Gutiérrez Carranza insiste en que el menor tiene un traumatismo craneoencefálico

JUAN CARLOS G. PARTIDA – LA JORNADA JALISCO

El gobernador Emilio González Márquez reconoció abiertamente que el estado en que se encuentra el niño Miguel Angel López Rocha, quien a finales de enero cayó al río Santiago mientras jugaba y hoy se debate entre la vida y la muerte debido a la presencia de metales pesados en la sangre, es producto de la contaminación del afluente y que él nunca ha desestimado el “grave problema” ambiental que existe en El Salto y Juanacatlán.

Afirmó que la próxima semana dará a conocer un proyecto para desviar el agua del río de los lugares habitados como solución temporal en tanto se construyen las plantas de tratamiento que serán la definitiva.

De su lado, el secretario de Salud, Alfonso Gutiérrez Carranza, reiteró que el menor sí tiene un traumatismo craneoencefálico y que aún no puede afirmarse que su problema se deba a la presencia de metales en la sangre, porque a pesar de que se decidió medicarlo con activos como la penicilamina y el dimercaprol, de uso para la desintoxicación de dichos metales, se trató de un dictamen clínico probable de emergencia en tanto se conocen los resultados de las pruebas de laboratorio.

Se deslindó del señalamiento inicial del director del Hospital General de Occidente (HGO), Enrique Rábago, quien dijo sospechar que el estado en que ingresó el niño de ocho años podía deberse al abuso de sustancias derivadas del opio.

“No sé por qué declararon eso, yo creo que a nadie conviene y nadie tiene por objetivo decir que ahí no hay problema. Ahí hay un grave problema de contaminación, como lo hay en todo Jalisco, como lo hay en El Ahogado, en el norte del río Santiago. Yo no sé quién quiso minimizar el hecho, lo que está ocurriendo con Miguel Angel es lo que pone de manifiesto el gran problema que hay, el rezago que tenemos en el tratamiento de aguas. Que la corrija quien la haya declarado, yo digo que hay un gran problema y que el gobierno está actuando”, señaló el gobernador González Márquez.

Agregó que las colonias asentadas en las márgenes del río arrojan sus aguas negras al cauce, existen arrastres agrícolas, vertederos clandestinos que arrojan sustancias contaminantes y que para la solución temporal en este momento se decide con estudios geológicos y topográficos por dónde podrá correr el agua sin pasar por los centros poblados.

“A Alvaro García (secretario de Desarrollo Rural) le he pedido que haga cabeza por parte del estado, porque aquí están convocados la Comisión Estatal del Agua y la Comisión Nacional del Agua. No hay una partida presupuestada para esto pero no nos importa, en cuanto esté listo el proyecto de por dónde se tiene que ir (el agua) nosotros tomaremos el recurso de donde la ley nos lo permita (…) La próxima semana estaremos dando información puntual”.

Zona de riesgo para la salud pública: SSJ

El secretario de Salud insistió en que, de acuerdo con el expediente, el niño sí tiene un traumatismo en el cráneo y que los médicos del HGO han atribuido el coma a la hemorragia interna que “tomográficamente todavía existe”. Señaló que además respetaba la decisión tomada por los médicos de suministrarle los medicamentos antídoto contra intoxicaciones por metales pesados, porque ellos decidieron ante la gravedad del caso actuar sólo con un diagnóstico clínico; sin embargo, reconoció que alguien que tome agua del Santiago en donde cayó el niño al río, puede morirse.

–¿Por qué no se informó que se sospechaba también de intoxicación de metales pesados entonces y sí, en cambio, que sospechaban que el niño había consumido derivados del opio?–, se le cuestionó.

–Lo dicen ellos, yo no. Si hay una negligencia, finalmente se actuará. Si ellos ocultaron algo habrá que pedirle cuentas a ellos, pero si ellos no lo informaron en ese momento por alguna razón, tendrán sus explicaciones. Cuando yo reviso este expediente, desde el día de antier, ayer y hoy está haciéndose un cerco epidemiológico en el lugar donde vive el niño y estamos revisando a ver si hay más casos que tengan algún dato muy parecido a los del niño y hasta ayer llevaban 163 casas visitadas y había nueve personas con diarreas moderadas y leves.

–Pero sólo Miguel Angel cayó al agua, no todo el vecindario.

–Si tú te caes al agua no quiere decir que te vas a contaminar.

–Pero si sí me tomo un buche de esa agua.

–Eso te puede dar una diarrea muy aguda, que es lo que yo estoy pensando. Si tú ingieres líquido de ese río, obviamente te da una infección que puede llegar a una septicemia, y que esa septicemia te puede llevar hasta la muerte, nadie lo niega, es un río contaminado. Lo que estamos queriendo saber es la causa donde realmente ocurrió la contaminación, si es que trae metales pesados. Cuando tengamos los resultados ya los podremos mostrar.

–¿El que Miguel Angel tomara esos medicamentos entonces no hace válido inducir que ustedes tuvieran certeza de que el niño estaba contaminado con metales pesados?

–Hay dos manejos en un paciente, el clínico y el laboratorial (sic). Cuando sospechas de algo no lo puedes aseverar y se pone como probable, cuando hay el resultado del laboratorio se dice contundente (…) Ellos como profesionistas de la salud están atendiendo de acuerdo a la clínica el cuadro, mas no de acuerdo al laboratorio, que no tenemos el resultado. Es mejor actuar que el niño está tan grave que dejarlo hasta esperar el resultado.

–¿Qué otros medicamentos se le sumistran?

–Están administrándole hasta captopril, porque tuvo hipertensión; lo ayudan con un respirador para que ventile adecuadamente.

–¿Además de los quelantes contra metales pesados, solamente captopril?

–Son más, te puedo enviar la lista. (La lista nunca llegó).

–¿Cómo calificaría la zona donde el menor cayó al río, le parece que debería declararse emergencia ambiental como muchos sugieren?

–No, porque hablar de emergencia es una cuestión para mí muy fuerte. Es una zona de riesgo sanitario para nosotros y de riesgo a la salud pública, eso implica que tenemos que estar muy atentos en problemas respiratorios, gastrointestinales, tenemos que acercarles más los programas e invitarlos a que acudan con nosotros, pero sí se debe de tratar el tema en más dependencias, no nada más en Salud, nosotros hacemos lo nuestro y otros harán lo demás.

Scroll to top