Esta aqui:Inicio » Agua » En el agua, “falta un debate más informado”

En el agua, “falta un debate más informado”

Director del Consejo Consultivo del Agua pide “desideologizarlo”

Falta de cultura de participación no ha permitido madurar a los críticos

Guadalajara. Agustín del Castillo. Público-Milenio

El debate sobre los problemas del agua en México está profundamente “ideologizado”, a juicio del director ejecutivo del Consejo Consultivo del Agua (CCA), Eduardo Vázquez Herrera.


El representante del organismo ciudadano subraya que los pendientes en el tema están tanto por el lado de las instancias gubernamentales, que no terminan de entender la necesidad de información, transparencia y participación social, como del lado de la propia sociedad organizada, que en términos generales se sale poco de la mera descalificación como contraargumento.


“Para llegar a una maduración hay varias cosas que se deben tomar en cuenta, como la transparencia, la apertura a la revisión de cuentas para la sociedad, y que la misma sociedad se informe”, pone en relieve en entrevista con este diario.


– Es evidente que hay más apertura institucional hacia la participación social, pero ¿hasta donde es mero maquillaje y hasta dónde es genuina?


– Falta, falta, pero es que depende de los casos también; habrá casos donde hay una participación real, otros con maquillaje, y otros donde ni los pelan [a los miembros de la sociedad civil]; lo cierto es que falta participar más y hay que ir hacia allá; es más, las mismas autoridades deberían de ser las más interesadas pues con esto legitimarían sus acciones, y en el país la participación debería ser propositiva y proactiva.


– ¿Pero no cree que aún falta una cultura sólida para eso?

– Sí, absolutamente; es un proceso que tiene que madurar. Lo que tenemos ahora muchas veces parece una mera oposición por sistema a todo lo que viene del gobierno, y es un escenario donde todos pierden; primero, la autoridad debe de sensibilizarse de que es fundamental tener apertura, entender que ellos están para rendirle cuentas al ciudadano, que están para escucharlo; la autoridad no sólo fue electa para tomar decisiones y hacer cosas, y así es como pasa; también hay que entender que cuando toma una decisión nunca va a dejar contenta a 100 por ciento de la población; hay que ver cuál es el bien común, para eso está la autoridad, y bloquearle cualquier cosa que deba hacer, pues lleva a que todos pierdan.


– Uno quisiera ver que las instituciones publicas apostaran por la cultura del agua y no lo ven como prioridad, al menos de acuerdo al recurso que le dedican…

– Es cierto, el año pasado hubo un encuentro de la cultura del agua en Durango, y el comentario que les dije fue: “señores, las prioridades están en los presupuestos; crear un departamento de cultura del agua, para sacar fotocopias, demuestra que no es una prioridad, lo siento pero no es admisible”. Efectivamente, se tiene que profesionalizar, pero falta mucho.


A juicio del entrevistado, que participó en la recién clausurada XXII convención anual de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS), los mensajes en la materia deben ser claros y hacer entender a la sociedad que el problema del agua no es algo lejano en espacio y tiempo.


“Por eso queremos trasmitirle a la gente que todo lo que haga cuenta, cualquier cambio que hagan tiene una gran incidencia, compartirles que el problema ya llegó, que es un problema que se puede agravar; eso de qué mundo le voy a dejar a mis hijos es falso, es qué mundo es el que estoy viviendo con mis hijos; es un problema que debemos enfrentar todos con información, con responsabilidad, con sensibilidad; el hecho de que una persona se esté lavando lo dientes con la llave abierta significa que alguien más no va tener ese recurso, esa es la línea que queremos reflejar”, enfatiza.


– Hay un tema en el debate público sobre el agua como derecho o el agua como negocio, ¿qué opina?

– Creo que hay que disociar; a nadie le debería quedar duda de que el agua es un derecho humano, por una razón muy sencilla, porque sin agua nadie vive; ya extenderse más allá de esta discusión es un poco gastado.


– ¿No tiene sentido?

No tiene sentido discutirlo […] saquemos este tema porque se contamina fácilmente la discusión por factores ideológicos; el agua es un derecho humano, y se le debe dar agua a todos, ahí no hay duda; el segundo punto es cómo se le da el agua a esa gente, estamos en un país donde todavía doce millones de personas no tienen agua, ahí hay varios temas: el cobro de tarifas a precio real y sin subsidio indiscriminado, porque debe salir de allí el dinero para dar agua a todos.


Es decir, agrega, se debe buscar “un sistema operador que sea eficiente”, con todos los elementos que eso trae consigo.


– ¿Y no importa que sea privado o público?

– Exacto; lo que importa es que rinda cuentas, que sea transparente; los organismos operadores son empresas, y deben ser eficientes, tener utilidades dando un buen servicio, esa es su lógica, entonces si es público o privado a mi no me interesa; lo que importa es que todos los mexicanos tengan agua en calidad y cantidad.

Scroll to top