Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » En El Polvorín, el gotcha dejó huella

En El Polvorín, el gotcha dejó huella


Vanesa Robles – PÚBLICO

Las reglas se hicieron para romperlas. “Me la pela el de aquí”, se ufana un escrito que da la bienvenida a la unidad El Polvorín, en la esquina de la calle Ávila Camacho y la avenida Patria, a unas cuadras del centro de Zapopan. El articulo X del reglamento del parque prohíbe “pintarrajear las paredes”: en cambio, hay un museo del graffiti. No es la única regla rota —antes de que los “buenos” exijan redadas en el lugar—. El artículo IX prohíbe maltratar los árboles, pero el Consejo Municipal del Deporte (Comude) de la ciudad arrendó la única área arbolada del sitio a una empresa de gotcha.

En el resto del lugar no se distinguen el acato de la violación. La unidad está abandonada de la mano de Dios. No: del ayuntamiento.

El Polvorín está en la parte baja de una loma de residencias magníficas, rodeadas de casas humildes y calles de tierra. Los de las residencias cruzan Patria y se quedan en Colomos. Los de la zona popular visitan la unidad. Ayer, una familia de 25 personas celebraba el 1 de mayo con gran picnic.

El Polvorín le hace al nombre. Está asentado sobre un polvo blanco fino, volátil y oloroso. Tiene dos canchas arenosas de futbol, una de ellas cercada por columpios amarillos, con marcos idénticos a las porterías. Tiene tres o cuatro juegos infantiles, algunos enterrados y otros descarapelados. Dos resbaladillas viejas, terregosas. Un bimbalete que mordió el polvo. Dos módulos de baños polvorosos, pero limpios.

Eso, en el área pública.

En el único cuadro con pasto del parque hay una escuela de golf: el alcalde de Zapopan, Juan Sánchez Aldana, declaró a principios de 2008 que es un deporte de moda. En la única área arbolada y sombreada hubo, hasta hace tres días, un campo de gotcha o paint ball. El alcalde declaró a principios del año que es un deporte de moda: consiste en dispararle balas de pintura al enemigo, que intenta esconderse tras unos obstáculos. Por eso, el Comude ya había arrendado un espacio de 1,500 metros cuadrados a una empresa que se agarró cuatro mil metros. El miércoles, Reglamentos de Zapopan clausuró el negocio, pues no tenía licencia.

El campito de golf está cercado por una malla transparente. Se ve bonito. El campote de gotcha está cercado por una malla oscura, como las que usan en los viveros. El artículo II del reglamento de El Polvorín prohíbe introducirse en áreas cercadas. Las reglas se hicieron para romperse.

Los jugadores de gotcha dejaron el área verde para llorar. O dejaron el área más colorida en el parque, depende cómo se vea. Los jóvenes laureles, jacarandas y casuarinas están salpicados de colores. No es que fueran los únicos obstáculos de la zona de batalla: también hay jabas y plataformas de madera baratas como las que se usan en los mercados. Pero por alguna razón, quizá subjetiva, los árboles lucen más estampados. Dicen los vecinos que hasta se ven ardillas rojas en El Polvorín. Ayer no había ninguna. Lo que sí había por montones, en el piso, eran “casquillos” de balas de pintura: pequeñas cerezas plásticas verdes, amarillas, rojas.

La oposición en el gobierno de Zapopan, del Partido Revolucionario Institucional, afirma que todos los daños se repararán en los próximos días. Un joven que vigilaba el cumplimiento del artículo II afirmó que el gotcha volverá a abrir en unos días.

Quién sabe. En El Polvorín hay un letrero: “Use los baños, no los árboles”, y los árboles huelen a orines. Muchos letreros: “No maltrates los árboles”. También está el “Me la pela el de aquí”. Y aquí, las reglas se hicieron para romperlas.

Ya no podrá reabrir: regidor
(Sonia Serrano Íñiguez)

• El gotcha que se había instalado en El Polvorín, dentro del bosque Los Colomos III, no podrá volver a abrir, porque para otorgársele un permiso se tendría que violar el uso de suelo, aseguró ayer Jesús Casillas Romero, regidor por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Zapopan.

Al referirse a la clausura de este espacio, luego de que se confirmó que no tenía licencia para funcionar, Casillas dijo que ahora sí se tendrían que hacer los trámites correctamente y desde el principio se encontrarán con la restricción de que el terreno está cedido en comodato a Zapopan, pero con restricciones en su uso.

Insistió que ahora se debe revisar si se causó daño al arbolado y, de ser así, fincar responsabilidades. Además, el ayuntamiento tendrá la obligación de llevar a cabo labores para su recuperación y su disposición a todos los zapopanos.

Ratificó que se trata de un claro caso de corrupción, “porque en la primera revisión se dieron cuenta de que no tenían licencia y tenían tres meses funcionando”.

  • Anonymous

    que preocupado por la naturaleza, el gotcha es un deporte que respeta la naturaleza, pero no te das cuenta que tu parque puede que sea solo menos del 5% del área verde que destruyó esa ciudad, que ecologista eres, si a diario tu contaminas el agua, produces basura, usas todo tipo de basura no biodegradable y te asustas por esto. el deporte se realiza en comunidad con la naturaleza, no destruyendola. y tu parquesito de golf por lo menos destruyó un ecosistema previo.

Scroll to top