Esta aqui:Inicio » Cambio Climático » Este año cayó 15% más lluvia

Este año cayó 15% más lluvia


Las lluvias golpearon este año fuerte en la región de Los Altos, en especial en Lagos de Moreno, donde en agosto provocaron el desborde de varios ríos. Foto: Tonatiuh Figueroa

Itzel Martínez Tomas – PÚBLICO

Quiere saber si las lluvias continuarán? La respuesta es sí, aunque, oficialmente, el temporal 2008 ya terminó. Y fue un buen temporal, con lluvias por encima del promedio, que lo dejaron verse copioso y homogéneo, con lo que trajo beneficios en agricultores y sobre todo al lago de Chapala.

Lluvias como las del miércoles y sábado pasados en la ciudad, que sorprendieron a los tapatíos, seguirán dándose esporádicamente, con independencia de que haya cerrado el temporal. Para los expertos, la explicación es fácil: aquí llueve todo el año.

“El temporal es ese periodo en el que más llueve en una zona. Se dice que ha iniciado cuando las lluvias son diarias. Y cuando hay más de tres días seguidos sin llover es porque llegó a su fin”, explicó Ángel Meulenert Peña, director del Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM) de la Universidad de Guadalajara. Este año, el temporal terminó “el 16 o 17 de octubre”, oficialmente.

Lo normal en un temporal en Jalisco es que dure de junio a octubre. Después, la atmósfera duerme. Este año, el pronóstico se confirmó: en mayo pasado los meteorólogos previeron que habría un temporal “copioso y homogéneo”; el dato se hizo realidad cinco meses después.

Este año el temporal se comportó bien. Las lluvias se dieron de manera homogénea en todo el estado. Situación buena y mala, dependiendo del sector. En lo bueno: favoreció la agricultura. El más beneficiado fue el lago de Chapala, cuyo nivel subió 2.19 metros. Y lo malo: lluvias intensas, que provocaron fuertes inundaciones. “El temporal estuvo entre 15 y 20 por ciento arriba de lo normal; fue un temporal anticipado, ya que inició el 8 de junio, cuando normalmente se espera que comience entre el 12 y 15 del mismo mes”. El fin llegó más o menos cuando debía hacerlo, “tal vez uno o dos días después; en general, fue muy bueno”.

Según datos de la Comisión Nacional del Agua (CNA), hasta el viernes pasado habían caído 1,141 milímetros de lluvia sobre la zona metropolitana de Guadalajara, cuando el promedio anual es de 989.6 mm. Es decir, va 15.3 por ciento más. En el caso de Jalisco, el promedio es de 846.5 mm al año y en este mes vamos alrededor de 10 por ciento arriba, porcentaje más o menos similar al que se registra para el lago de Chapala, donde el año pasado habían caído 973.7 mm hasta el 23 de octubre y en éste se registran más de 1,060 mm.

¿Cómo se sabe que ya terminó el actual temporal? “El fin de las lluvias se puede notar en la calidad del aire: es menos bueno”. La inversión térmica hace que las partículas de contaminación permanezcan por más tiempo en el aire, lo que impide que los tapatíos respiren mejor. “La lluvia limpia la atmósfera y el aire”, agregó el meteorólogo del IAM.

Por otra parte, “hasta el momento no hay ningún fenómeno extraordinario que pueda modificar las condiciones actuales”. Se espera un invierno normal, “como el de todos los años”, con algunos días fríos y otros cálidos. “Hay que tener la chamarra y la ropa fresca a la mano”, mencionó Ángel Meulenert.

Los expertos afirman que las lluvias se presentan todo el año. La del miércoles pasado, por ejemplo, “es una lluvia que ocurre en momentos en que la atmósfera se humedece y se puede repetir en cualquier momento”. Un ejemplo pueden ser las lluvias que se presentan regularmente a finales de diciembre o principios de enero. Es lo que muchos agricultores llaman “cabañuelas”, es decir, lluvias en época seca. Otro factor que puede ocasionar lluvias son los frentes fríos: “Si llega uno al golfo de México, es muy probable que se puedan llegar lluvias al estado”.

Optimismo en el sector agrario

En el agro de Jalisco y nacional los productores están de plácemes por el buen temporal de lluvias, que hace prever el cumplimiento de metas en cultivos agrícolas de temporada, sobre todo en granos y leguminosas, como maíz, sorgo y frijol; cultivos perennes, como la alfalfa y caña de azúcar; así como de productos frutales, hortícolas y de pastos forrajeros, lo que es importante para el sector ganadero.

El comportamiento pluvial dejó también un gran almacenamiento de agua en las presas del estado, que se encuentran a 99.97 por ciento de su capacidad.

El secretario de Desarrollo Rural de Jalisco, Álvaro García Chávez, declaró recientemente que “con cañones antigranizo, o sin cañones, hubo un magnífico comportamiento de las lluvias”. En tanto, el delegado de la Secretaría de Agricultura, Trinidad Muñoz Pérez, ha dicho que se espera una cosecha estatal de más de tres millones de toneladas de maíz.

Hasta la laguna de Cajititlán se llenó y le cobró cuentas a los fraccionamientos invasores.
El temporal Evidenció la pobre infraestructura fluvial de la ZMG. Calles, colectores y túneles colapsaron.
Como cada año, la lluvia exhibió el problema de los asentamientos mal urbanizados, como fue el caso de la colonia La Azucena, que en julio se inundó.
Para el lago de Chapala, 2008 pasará como un año de extraordinaria recuperación, pues su nivel subió más de dos metros.
Scroll to top