Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Inversión en la playa Chalacatepec, mal negocio para el Ipejal

Inversión en la playa Chalacatepec, mal negocio para el Ipejal

No tiene viabilidad el proyecto turístico, por las condicionantes ambientales que debe cumplir, que serían muy costosas, señala investigador de la UdeG

Bahía de Chalacatepec. Foto: Sergio Hernández

Bahía de Chalacatepec. Foto: Sergio Hernández

Por Agustín del Castillo

La inversión de 89 millones de dólares que hizo el Instituto de Pensiones de Jalisco (Ipejal) en el megaproyecto de Chalacatepec, está colgada sobre alfileres, pues se trata de una zona de tal fragilidad ambiental, que el valor inmobiliario se ve fuertemente condicionado.

Los argumentos son del director del Departamento de Estudios sobre Desarrollo Sustentable de Zonas Costeras de la Universidad de Guadalajara, Francisco de Asís Silva Bátiz.

“Existen criterios que no podrían ser cumplidos satisfactoriamente en estos momentos por la falta de información científica y técnica rigurosa sobre los procesos y componentes naturales. Por este motivo resulta prácticamente imposible fundamentar adecuadamente un proyecto turístico que garantice el cumplimiento de todas las normas ambientales generales, y las del Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL) de Tomatlán en particular”.

“El proyecto no garantizaría cumplir con los principios del desarrollo sustentable y el uso racional de los recursos naturales, así como la supervivencia de especies prioritarias y ecosistemas frágiles en la zona”, advierte en un análisis.

Doctor en ciencias, Francisco de Asís Silva encabezó la elaboración del Programa de Ordenamiento de la zona. Chalacatepec, que alberga el proyecto popularizado como “Nuevo Cancún” por un dicho del gobernador saliente, Emilio González Márquez, se ubica en la unidad de gestión ambiental (UGA) 101 de ese ordenamiento, con una extensión de mil 80 hectáreas.

Chalacatepec

Chalacatepec

“La UGA-101 presenta un alto impacto ambiental debido a los cambios de uso de suelo forestal (de selvas) a agricultura y pastizales. Estas características de alto impacto actual y los atributos expuestos durante los talleres sectoriales realizados para la elaboración del POEL, dieron como resultado que la UGA 101 tuviera una alta aptitud turística y un bajo interés para la conservación. Aclarando que esto se refiere estrictamente a la UGA 101, no a las UGA colindantes, como los humedales, los cuales tienen un alto valor para la conservación”.

Esto, porque se ubica “entre dos humedales designados como sitios Ramsar en el año 2008. Los criterios por los cuales estos humedales fueron designados son: la gran extensión de manglar de la Laguna Chalacatepec y la gran importancia de la Laguna Xola-Paramán como sitios de descanso y alimentación de aves migratorias”.Además, es vecina de “una importante playa para anidación de tortugas marinas”.

Esto condiciona fuertemente los desarrollos. Recientemente se presentó una Manifestación de Impacto Ambiental que fue retirada por el promotor. Entonces se carece de permisos. “El proyecto pudiera ser inviable ambientalmente debido a que existen criterios que no pueden ser cumplidos de manera satisfactoria en el corto plazo”. Son 100 criterios los que se deben cumplir, nada menos.

100 criterios ecológicos a cumplir

1 “Hay un grupo de criterios dónde el argumento fundamental en contra de cualquier proyecto, es que no hay investigación ni datos objetivos para garantizar que se puedan cumplir […] como son los referidos a la integridad funcional de los ecosistemas, mantenimiento de los flujos hídricos, procesos ecológicos y oceanográficos, interacciones entre tierra y agua; y por tanto se requiere realizar investigaciones detalladas y rigurosas que implican plazos largos y recursos financieros importantes”

2 “En otros casos, el financiamiento necesario para cumplir apropiadamente los criterios es muy alto, y esto hace sospechar que los promoventes intentarían dar rodeos o incumplirlos […] se hace necesario someterlos a un escrutinio riguroso”. Casos: tratamiento de las aguas residuales, evitar que los contaminantes tóxicos lleguen a los cuerpos de agua, los planes de restauración por colindar con los sitios Ramsar

3 “Un tercer grupo implica una observancia rigurosa de la norma debido a sus posibles efectos negativos sobre las especies prioritarias y ecosistemas frágiles, pero no implican un costo grande para su cumplimiento. En estos casos es indispensable una vigilancia estricta”.

Scroll to top