Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » Investigarán “anomalías” en planes parciales aledaños a La Primavera

Investigarán “anomalías” en planes parciales aledaños a La Primavera

Hay afectaciones como la desaparición de Áreas de Transición, asentamientos humanos y severos daños en flora y fauna.

La ASEJ espera información de Zapopan para revisar presuntos cambios irregulares

Luis Herrera – El Informador

ZAPOPAN, JAL.- La Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ) investigará los Planes Parciales de Desarrollo Urbano de Zapopan, que son colindantes con el Bosque La Primavera. Incluirá los procesos de modificación para esclarecer presuntas alteraciones efectuadas de manera irregular, así como afectaciones a la zona natural protegida.

El pasado 22 de enero, el Ayuntamiento de Zapopan recibió el oficio 0232 que emitió Alonso Godoy Pelayo, titular de la ASEJ, que está dirigido al alcalde Juan Sánchez Aldana. En éste solicita los documentos en formato digital y en copias certificadas, en un plazo no mayor a cinco días.

El primero de febrero la Dirección de Obras Públicas todavía no concluía el proceso de certificación de los planes.

La ASEJ también solicitó el Plan Parcial de Urbanización del Centro de Cultura, Convenciones y Negocios JVC, por considerarse una de las autorizaciones originadas a partir de las modificaciones “dudosas” en los planes durante la administración municipal 2001-2003, encabezada por Macedonio Tamez Guajardo.

La intervención de la ASEJ se debe al acuerdo legislativo 1071/05 que expidió el Congreso del Estado en la sesión del 4 de agosto de 2005, en el cual instruye para ejecutar una “auditoría especial” para verificar la observancia a la legislación en materia de desarrollo urbano y medio ambiente, “con la intención de que se esclarezca si hubo irregularidades en la modificación de los planes”.

La historia…

Todo comenzó con la iniciativa que presentaron el 11 de marzo de 2004 los entonces diputados locales Luis Alejandro Rodríguez y Jesús Casillas Romero (hoy regidor en Zapopan), para que Arturo Zamora Jiménez, que fungía como presidente municipal, ordenara una revisión detallada a seis planes parciales vecinos a La Primavera que fueron modificados bajo la gestión de Tamez Guajardo. El plan parcial del Centro JVC también se contemplaba en la revisión.

Esta iniciativa fue estudiada por las comisiones de Desarrollo Urbano, Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Recursos Hidráulicos, dando como resultado el acuerdo legislativo 207/04, que fue aprobado por el pleno el 20 de mayo de 2004.

En el documento, los integrantes de las dos comisiones mencionadas elaboran una lista de las irregularidades que fueron detectadas en los procesos de modificación de planes parciales englobados en los distritos ZPN-5 Vallarta, ZPN-7 Colli, ZPN-8 Santa Ana Tepetitlán y ZPN 9 Valle de Tesistán.

Entre las “anomalías” que se pueden considerar de mayor gravedad, se puede mencionar la desaparición de Áreas de Transición (AT) en los límites del polígono del bosque. Según el Reglamento de Zonificación del Estado de Jalisco, las AT se definen así:

“Fungen como separadoras entre las áreas urbanas y las áreas rurales o naturales protegidas, aminorando la confrontación directa entre las condiciones físicas de cada una de ellas; estas áreas están sujetas a usos restringidos y sólo se permitirán aquellas instalaciones, con baja intensidad de uso del suelo… En estas áreas tendrán prioridad las actividades que demanden grandes extensiones de espacio abierto, especialmente de recreación y esparcimiento, institucionales y agropecuarias”.

En estas zonas imperaban, hasta antes de los cambios, las categorías como Granjas y Huertos y Turístico Campestre, con terrenos de una extensión mínima de cuatro mil y mil 600 metros cuadrados respectivamente. Después de las modificaciones, se autorizaron densidades habitacionales más altas, llegando en ocasiones hasta terrenos de tan sólo 300 metros cuadrados, así sucedió en el ZPN 9/13 Pinar de la Venta.

El acuerdo legislativo también específica los casos en que los planes parciales fueron modificados sin que la autoridad municipal cumpliera con la realización de una consulta pública, dejando excluida la voz de los habitantes del municipio, como en el ZPN 9/12, La Venta del Astillero. Además de otros procesos en los que la consulta sí se hizo, pero de manera sigilosa, “según denunciantes”.

También se menciona que las expresiones recogidas a través de las consultas públicas no siempre fueron implementadas en la versión definitiva de los planes parciales, debido a que no fueron atendidas “en tiempo y forma (debidamente fundamentadas) algunas de las observaciones y peticiones hechas por la ciudadanía en el período de la consulta”.

Finalmente, señala, se autorizaron asentamientos humanos “en zonas de recarga de acuíferos y en cauces de arroyos”. No se tomaron en cuenta los microsistemas ecológicos en cuanto a flora nativa y corredores de fauna, y “se modificó la poligonal del área protegida del bosque”.
Recurren a la ASEJ

Con base en estos resultados de las comisiones del Congreso local, en el acuerdo 207/04 se solicitó a Arturo Zamora Jiménez tres cosas: la revisión de los planes parciales vecinos al bosque, la suspensión de las obras de urbanización otorgadas con base en el Plan ZPN-9/13 Pinar de la Venta, así como el análisis de los actos de la administración que lo antecedió, con la intención de comenzar procedimientos de responsabilidad administrativa, en caso de ser necesario.

El 31 de mayo de 2004, Zamora Jiménez dio contestación al Congreso, indicándole que de momento no tenía elementos para una suspensión de las obras en el plan citado, pues no existía ninguna intervención del Tribunal de lo Administrativo. Y sobre el análisis de los actos de los servidores públicos, respondió:

“El Ayuntamiento no tiene facultades para cumplir la petición de iniciar el procedimiento de fincar responsabilidades a los funcionarios que hubieran incurrido en alguna falta”.

La Comisión de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Recursos Hidráulicos, “ante la poca respuesta y el gran desinterés” que encontró en la autoridad municipal, presentó el 14 de octubre de 2004 una nueva iniciativa para que fuera la ASEJ quien investigue los planes. Sin embargo, permaneció sin dar cumplimiento a la instrucción del Congreso del Estado.

Manuel Villagómez Rodríguez, hoy regidor de Zapopan y quien formó parte de la Comisión de Medio Ambiente como diputado, buscó en los últimos días del año 2007 al auditor superior para conocer los resultados de la investigación. Entonces se enteró que la ASEJ no había cumplido con la auditoría especial del acuerdo legislativo 1071/05, la cual ya está próxima a dar comienzo. Sólo resta que el Ayuntamiento de Zapopan entregue toda la documentación solicitada.
Scroll to top