Esta aqui:Inicio » Agua » Las megapresas “no son capricho”

Las megapresas “no son capricho”

Luege asegura que Arcediano y El Zapotillo dejan beneficios ambientales


El titular de la CNA reconoce debate mundial en contra de esas obras

Guadalajara. Agustín del Castillo. Público-Milenio

Las megaobras de Arcediano y El Zapotillo, que aprovecharán las aguas de las cuencas de los ríos Verde y Santiago y abastecerán a las ciudades de Guadalajara y León, segunda y sexta del país en población, así como catorce localidades alteñas, no son “capricho” e incluso generan beneficios ambientales, aseguró el titular de la Comisión Nacional del Agua (CNA), José Luis Luege Tamargo.


Entrevistado en su reciente visita a esta ciudad, a la que acudió a inaugurar la XXII convención anual de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS), el funcionario reconoció que hay un debate vigente en el país e incluso en otras naciones sobre el tema de la gran infraestructura.


– Hay una tendencia en la opinión publica contra la construcción de presas para abastecimiento o la generación de energía; aquí en Guadalajara hace poco se reunieron y señalaron que primero debería resolverse la enorme pérdida de caudales en la red, antes que incentivar altos consumos con más agua, ¿usted qué piensa?


– Sí, es un debate que vemos con mucha seriedad, y que se da principalmente en Europa, donde las condiciones son completamente distintas; en la construcción de una presa el tema mas importante es la evaluación del impacto ambiental, porque en efecto tu fraccionas ecosistemas, pero si la evaluación está bien hecha, todas las acciones de mitigación compensan el impacto que tu puedas afectar al medio ambiente.


Y mencionó: “si ponemos en la balanza los beneficios ambientales que se tienen, estos son altísimos en el caso de Arcediano; por ejemplo, tu vas a dejar de extraer de Chapala cerca de ocho metros cúbicos por segundo, y vas a dejar de extraer del subsuelo mas de tres m3 por segundo; esto va a aliviar acuíferos, va a balancear la sobreexplotación de algunos acuíferos en la zona, fundamentalmente de El Bajío, pero también de la zona metropolitana de Guadalajara, y esto ambientalmente también tiene un beneficio que hay que sopesar…”.


Respecto a la mención de los daños a la flora y fauna y determinados ecosistemas, advirtió que “no están valorando el beneficio directo en cuanto a evitar sobreexplotación de acuiferos y no toman en cuenta lo que significa para el futuro de México recuperar Chapala, es decir, dejar de extraer agua de allí en sí mismo tiene un valor ambiental incalculable, que si lo tradujéramos en recursos serian miles y miles de millones de pesos”.


Consideró que si la crítica no ve todos los aspectos de una obra, pierde su valor como crítica sólida.

Scroll to top