Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » Llevan al TAE quejas contra La Ciudadela

Llevan al TAE quejas contra La Ciudadela

Magistrado pidió a los vecinos de Jardines del Sol no prejuzgar
Esperanza Romero – PÚBLICO
 
Imagínese dos mil personas bañándose al mismo tiempo. Dos mil personas que van al baño cuatro o cinco veces al día. ¿Qué del drenaje? De la luz, aunque con cableado para la planta de Motorola no habría tanto problema. ¿Se puede imaginar, en calles diseñadas hace 30 años, 1,500 vehículos más, cuando ya necesitamos cinco o seis semáforos para tomar Moctezuma o Labna, cuando es complicado circular por Mariano Otero?
 
El Ayuntamiento de Zapopan dio las licencias para La Ciudadela sin consultar a los vecinos, sin los estudios viales y ambientales, sin la certeza de que los servicios de agua y drenaje se suministrarán en forma adecuada. Pero lo más preocupante es el tema de la salud. ¿Sabía de la contaminación por talio y de las amenazas y amagos a nuestro líder? […] Eso usted no lo sabe”.

Así se expresó José Casillas, vecino de Jardines del Sol, ante Horacio León Hernández, presidente de la Primera Sala Unitaria del Tribunal de lo Administrativo (TAE), quien ayer recibió a una decena de colonos encabezados por Ludger Kellner, presidente del Parlamento de Colonias.

La reunión se dio en un clima de cordialidad y respeto, que no fue obstáculo para que los ciudadanos cuestionaran el criterio aplicado para la sentencia (el 25 de enero), que ha permitido a los desarrolladores seguir adelante con el proyecto luego de que en noviembre el ayuntamiento clausuró las obras. Le comunicaron que no comparten su criterio, que no impartió justicia y no se darán por vencidos. Inquirieron sobre su ética y reiteraron que agotarán todos los recursos jurídicos para frenar el proyecto antes de que se construya y ninguna autoridad se atreva a demolerlo.

 
“El constructor tiene mucho dinero y a los mejores licenciados, pero la justicia está de nuestro lado […] No sólo no estamos de acuerdo con su criterio, sino que pretendemos acusarlo […] El interés público está plenamente demostrado [por parte de los colonos] en el juicio y usted recibió amplia papelería. Pero la constructora, una semana antes de su sentencia, ya la andaba pregonando con el argumento de que lo tienen en la bolsa y hay síntomas de…”. Ludger Kellner no terminó la frase. El magistrado, sereno pero categórico, replicó: “Es injusto que me digan esto. Los recibí y escuché e indebidamente piensan eso o dudan de mí”. Fue el momento más tirante. Los colonos no se inmutaron. Se sumaron otras voces en el mismo tenor. No faltó la ciudadana que recordó: “Yo también soy inversionista”.

León Hernández expuso que, en toda controversia, una de las partes no queda contenta. Pidió no prejuzgar y señaló que el juicio de La Ciudadela es un reto profesional, quizá el asunto de mayor envergadura que se ventila en el TAE, pero que no ha llegado a su fin y también es de orden público acreditar y respetar decisiones de autoridades administrativas.

Scroll to top