Esta aqui:Inicio » Ciudad Sustentable » Los topes: inservibles, caros y contaminantes

Los topes: inservibles, caros y contaminantes

Daños a la salud, a la economía y contaminación atmosférica son las consecuencias de la colocación de topes en el país, de acuerdo a un estudio científico. Cámaras y agentes viales saldrían más baratos.

Por Verdebandera

Miércoles 17 de Octubre de 2012.-De acuerdo con un análisis realizado por los doctores Bernardo Mendoza del Centro de Investigaciones en Óptica (CIO) y Luis Mochán del Instituto de Ciencias Físicas de la UNAM, los topes en México no cumplen con la función para lo que fueron “diseñados”, informa la Agencia ID.

Incluso advierten de los daños a la salud que se generan como desprendimiento de retina, problemas óseos y de columna vertebral.

“El problema es que para pasar un tope primero debe frenarse, pasarlo y segundo, volver a acelerar para llegar a la velocidad permitida, en esto gasta energía y gasolina, y genera alta contaminación”, indicó el doctor Bernardo Mendoza quien asegura que los topes interrumpen el tráfico y no logran su objetivo.

El análisis lo realizaron los especialistas en el trayecto de la carretera de Jojutla-Alpuyeca en Morelos, donde hay aproximadamente 50 topes, uno cada 300 metros, en promedio cada 30 segundos pasa un coche, por lo que en un día transitan 3 mil coches que desperdician 7 mil litros de gasolina y energía con un costo de más de 70 mil pesos diarios.

La energía que se gasta serviría para mantener encendidos 1.5 millones de focos ahorradores durante cuatro horas al día o tener funcionando tres mil 500 refrigeradores.

En este trayecto se arrojan a la atmósfera 6 mil toneladas de dióxido de carbono cada año, gas responsable del calentamiento global.

Como alternativas “civilizadas” para evitar accidentes y moderar la velocidad de los automotores proponen eliminar los topes con lo que se tendría un ahorro de energía y reducción de contaminación, en particular de óxido de carbono.

Con los recursos ahorrados podrían emplearse para pagar agentes de tránsito, instalar monitores de velocidad, cámaras que identifiquen a los infractores y concientizar a la sociedad que es factible manejar a velocidad moderada en lugar de frenar por un tope para después acelerar de manera excesiva.

Bernardo Mendoza, investigador del CIO, indicó que junto con su colega de la UNAM llegaron a la conclusión que sería benéfico quitar los topes, educar a la gente sobre los límites de velocidad y reglas de vialidad ya que incluso advierte que la población no está consciente de pararse en el tope y ceder el paso; al contrario acelera porque le cortan el vuelo que traía, además los conductores no hacen alto total.

Como en Europa no hay topes, en estos países se implementan sistemas de generación de energía en los altos, y cuando frenan generan electricidad.

De acuerdo con el análisis hecho por los especialistas, al menos 10 por ciento de la contaminación generada por automóviles podría evitarse al quitar los topes.

En el mundo no hay otro lugar como México donde se controlan los límites de velocidad con los topes. Cada uno de ellos –de acuerdo con los especialistas- tiene una sección triangular de alrededor de un metro de base y 20 centímetros de altura.

Para su construcción se requiere 1.7 metros cúbicos de piedra, 290 litros de arena, 90 litros de cemento y 40 metros de varilla. Además, los topes provocan choques y los automovilistas gasta en las reparaciones mecánicas, suspensiones rotas y golpes al chasis.

 

Scroll to top