Esta aqui:Inicio » Agua » Recomienda OCDE mejorar gestión de agua y ambiente

Recomienda OCDE mejorar gestión de agua y ambiente

Entrega José Ángel Gurría dos informes al Gobierno de México sobre estos temas. Señala que no se puede continuar como hasta ahora.

José Ángel Gurría presenta informes sobre agua y medio ambiente. Foto Semarnat

José Ángel Gurría presenta informes sobre agua y medio ambiente. Foto Semarnat

Por Verdebandera

09 de noviembre de 2012.- En materia de gestión del agua México no puede continuar como lo ha hecho ahora, y en el tema de medio ambiente se podrían estar haciendo mejores cosas, señaló José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos).

Gurría presentó en la Ciudad de México dos documentos elaborados por la OCDE: “Evaluación sobre el Desempeño Ambiental de México” y “Hacer Posible la Reforma de la Gestión del Agua en México, donde estuvieron presentes el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra Abud, y el de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld.

José Ángel Gurría indicó que “la cuestión del agua se convierte no en un asunto de prioridad sino de seguridad nacional… México no puede darse el lujo de continuar con la situación actual“.

El funcionario sustenta sus palabras con datos del estudio presentado donde se argumenta que México registra un severo estrés hídrico y cuenta con una estructura jurídica e institucional que limita las posibilidades de adoptar políticas efectivas para enfrentarlo, situación delicada si se toma en cuenta que al menos tres cuartas partes de la población mexicana vive actualmente en regiones donde hay poco.

La alerta de la OCDE hacia el Gobierno de México es que deberá proporcionar servicios de agua potable a 36 millones de habitantes más en los próximos 20 años y servicios de saneamiento a otros 40 millones, y hace una lista de los estados con mayores retos: Jalisco, Baja California, Chiapas, México, Puebla y Veracruz.

“El país tiene ahora la oportunidad de diseñar su propio modelo de gestión del agua. En su condición de Estado federal, con enormes desigualdades en cuanto a la disponibilidad y la demanda de agua, México se beneficiaría enormemente de un paquete de políticas “hechas a la medida” y fundadas en análisis empíricos. La OCDE está lista para ayudar a México a diseñar este nuevo modelo”, agregó el funcionario.

Si bien hay avances en la gestión del agua, José Ángel Gurría mencionó que existen una serie de pendientes que debe resolver en estado mexicano, entre ellos:

Que los consejos de las cuencas hidrográficas de México todavía no están en pleno funcionamiento, 20 años después de su creación.

Los subsidios a la electricidad para bombear el agua para riego se oponen a los objetivos de las políticas del agua y tienen un impacto catastrófico en el medio ambiente.

Estos subsidios ascendieron en el año 2010 a 6 mil 800 millones de pesos mexicanos, un múltiplo del financiamiento asignado para lograr una infraestructura eficiente del agua.

Otro gran reto es reducir la fragmentación de los marcos institucionales para el suministro de servicios

.

David Korenfeld, titular de la Conagua, coincidió con el titular de la OCDE.

“Se requiere con urgencia de una profunda remodelación institucional que nos impulse a transitar hacia un nuevo modelo de gestión y nos dé la posibilidad de sentar las bases para responder a desafíos futuros”, dijo el funcionario del Gobierno federal. “Debemos redefinir las responsabilidades de cada orden y nivel de gobierno, pero también las responsabilidades de participación de la sociedad”.

David Korenfeld. Foto Semarnat

David Korenfeld. Foto Semarnat

Desempeño ambiental

México lleva una tendencia de elevar sus emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 70 por ciento respecto a lo emitido en el año 2000, advirtió José Ángel Gurría, al abordar el documento denominado “Evaluación sobre el Desempeño Ambiental de México”, en el que se critican los subsidios que están fomentando esta inercia, como los que se otorgan a los combustibles y al consumo de agua.

“Si bien México tiene uno de los niveles más bajos de emisiones de CO2 per cápita de la OCDE, la intensidad de carbono y de energía de su economía ha venido aumentando durante la última década. De acuerdo con un estudio reciente, sin medidas adicionales de política pública, las emisiones totales de GEI en México crecerán en un 70 por ciento para 2050, en comparación con los niveles del 2000. Este escenario se debe evitar a toda costa”, comentó Gurría al presentar el documento.

“Para ello se tendrán que tomar decisiones fuertes en los próximos meses en campos estratégicos para el desarrollo sustentable del país. Un caso importante en el que se pueden aplicar acciones inmediatas es el de los subsidios al consumo de la energía y al uso de agua”.

Argumentos de la OCDE para eliminar los subsidios:

Entre 2005 y 2009, México invirtió el 1.7 por ciento del PIB en subsidiar la energía, en particular el consumo de combustibles para el transporte y la utilización de electricidad por los hogares y los agricultores.

Paradójicamente, la mayor parte de estos subsidios benefician más a los ricos que a los pobres.

El 20 por ciento de los más pobres de México se benefician sólo de una décima parte, aproximadamente, de los subsidios a la electricidad e incluso menos en el caso de los subsidios de los combustibles para el transporte.

Si se sustituyeran estos subsidios indirectos por transferencias directas en efectivo, se podría ayudar a los más pobres, fomentar el uso eficiente de la energía y el agua, y promover un crecimiento verde e incluyente.

José Ángel Gurría reconoció que México le ha dado cada vez más importancia al tema del medio ambiente pero que se debe fortalecer a las instituciones y el marco legal.

“Quedan muchos restos por abordar”, dijo. “Si bien los costos de la degradación ambiental y el agotamiento de los recursos naturales han disminuido a lo largo de la década, en 2010 estos costos llegaron a representar el 7 por ciento del PIB mexicano. Esta es una cifra muy elevada en comparación con los otros países de la OCDE”.

Los avances que ve la OCDE en materia ambiental son la introducción de los programas de Pago por Servicios Ambientales, la publicación del Programa de Ordenamiento Ecológico General del Territorio, la Ley General de Cambio Climático, pero advierte de la necesidad de avanzar más.

“El estudio que estamos presentando incluye muchas otras recomendaciones concretas de posibles políticas para avanzar en la protección del medio ambiente. Pero para que estas acciones y nuevas decisiones rindan frutos va a ser necesario fortalecer las instituciones medioambientales significativamente, así como la capacidad de implementación de los cambios”, agregó Gurría.

“De nada sirven las reformas o las leyes si no se implementan o si no se cuenta con instituciones eficaces. También va a ser crucial que otras dependencias, como Hacienda, Economía, Energía y Educación, hagan suyo este informe, aprovechándolo como un vehículo de coordinación con la Semarnat para que las políticas medioambientales cobren importancia de Estado. Sólo así podremos salvar el medio ambiente y la calidad de vida de este país”.

Scroll to top