Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » Salud se hizo pato con los estudios del río Santiago

Salud se hizo pato con los estudios del río Santiago

En febrero, Salud dijo que resultados de los estudios estarían este mes.

El río Santiago, a su paso por La Azucena. El muestreo de la SSJ busca determinar si hay metales pesados en la sangre de los vecinos de la zona. Foto: Humberto Muñiz


Patricia Romo Sahagún – PÚBLICO

No es una emergencia médica” el diagnóstico de la salud de los habitantes de El Salto y Juanacatlán, afectados por el paso del río Santiago, así como tampoco lo son la contaminación del aire y suelo de la zona, afirmó el director de Salud Pública de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Salvador García Uvence. Por esa razón, apenas ayer comenzó la toma de pruebas que determinarán si la población aloja metales pesados en su organismo.

La toma de muestras de la orina a 384 pobladores de El Salto y Juanacatlán se había prometido para febrero pasado —según las previsiones, los resultados tendrían que estar listos por estos días—. Fue la respuesta de las autoridades de Jalisco después de la intoxicación por arsénico y la muerte de Miguel Ángel López Rocha, un niño de ocho años de edad que acostumbraba jugar a la orilla del río contaminado y cayó en el torrente.

El pasado viernes, el alcalde de El Salto, Joel González Díaz, lamentó que los trabajos de muestreo de la SSJ se hayan suspendido por el periodo vacacional de las semanas Santa y de Pascua.

Ayer, el director de Salud Pública negó que la institución descansara las dos semanas anteriores y justificó que, si la secretaría no trabajó en la recolección de orina, fue porque sus especialistas realizaron algunas visitas de campo a El Salto y Juanacatlán, para detallar los criterios científico y obtener mejores resultados en la investigación.

Detalló que la SSJ mandará a analizar las muestras al laboratorio de Luz María Cueto Sánchez —la misma toxicóloga que determinó que Miguel Ángel sufría una intoxicación severa por arsénico, versión que luego el gobierno hizo trizas.

En el diagnóstico, que costará 300 mil pesos a las autoridades, se incluirá a niños de seis a doce años de edad y amas de casa que permanecen en la zona contaminada. Se excluirá, por ejemplo, a las mujeres trabajadoras, porque podrían tener contacto con los metales en sus centros de empleo, y a quienes unos días antes de la toma hayan consumido mariscos.

El servidor público informó que las pruebas de orina y cabello que ya se realizaron entre 30 niños de la comunidad La Azucena, cercanos a Miguel Ángel López Rocha, fueron enviados a un laboratorio de Estado Unidos, aunque no recordó el nombre ni la ciudad donde está. Los resultados podrían estar listos para la primera quincena de abril.

Añadió que no existe una fecha definitiva para los resultados de los exámenes que comenzaron ayer entre los pobladores de las cabeceras municipales de El Salto y Juanacatlán.

El tema “no es una emergencia médica” y las pruebas se realizarán sólo “para conocer la prevalencia de metales a través de los exámenes”, afirmó Salvador García Uvence.

La declaración del servidor implica un revés ante la exigencia de distintos organismos ciudadanos de que la zona de influencia del río Santiago, donde viven unas 120 mil personas, sea declarada de emergencia ambiental, lo cual atraería recursos federales para el saneamiento

Se retrasó el entubamiento de afluente
(Patricia Romo Sahagún)

• La construcción del colector que entubará el contaminado arroyo de El Ahogado, que desemboca en el río Santiago, en el municipio de El Salto, presenta un retraso de entre quince y 20 días, por lo que la obra no se terminará en el plazo de 50 días programado por el gobierno del estado (el 10 de abril), según informó el presidente municipal Joel González Díaz.

El atraso en las obras se debe a que, durante los trabajos, “se encontraron en el cauce unas losas muy grandes de piedra”, explicó y advirtió que por la misma causa el retraso podría ser mayor, aunque aclaró que el gobierno estatal es el responsable de construir el colector, por lo que el municipio no sabe mayores detalles.

Joel González informó también que en el fraccionamiento La Azucena, donde vivía el menor Miguel Ángel López Rocha, quien falleció presuntamente a causa de la contaminación del río Santiago, continúa la construcción de viviendas debido a que la empresa fraccionadora obtuvo las licencias de construcción en administraciones pasadas.

Aunque en el resto del municipio la edificación de nuevos fraccionamientos habitacionales sigue suspendida debido a un fallo emitido por el Tribunal Administrativo del Estado (TAE), Joel González admitió que están en puerta tres nuevos desarrollos que ya solicitaron sus permisos de construcción al ayuntamiento. Reiteró que, “donde sea factible, sí apoyamos la construcción de vivienda, porque también nos ayuda a arrimar algunos servicios como calles pavimentadas y agua potable”, pero garantizó a los industriales de la zona que no permitirá la edificación de casas en las cercanías del corredor industrial. “Tenemos tres solicitudes en lugares que no son nada cerca de la industria. Hay un fraccionamiento de cuatro mil casas que fue autorizado la Administración pasada y los otros son de entre 300 y 600 casas, de las dos solicitudes que tenemos para cuando el Tribunal Administrativo falle definitivamente”.

Scroll to top