Esta aqui:Inicio » Agua » Santa Ana se amparará contra el SIAPA

Santa Ana se amparará contra el SIAPA


Agustín del Castillo . PÚBLICO

Desde octubre de 2005, el SIAPA se comprometió con el ejido a no modificar su sistema local de abastecimiento ni afectar los pozos que la comunidad agraria tiene concesionados.

Ejidatarios de Santa Ana Tepetitlán, que temen que el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) y el Ayuntamiento de Zapopan les arrebaten los pozos de agua con que se abastece su poblado, interpondrán esta semana un juicio de amparo en busca de que la justicia federal les confirme su derecho.

El juicio de garantías se sustenta en el propio decreto presidencial que dotó a este ejido en el año de 1924, por parte del presidente Álvaro Obregón, en el cual se menciona que el poblado tiene derecho a las tierras y sus bienes inherentes, como son el agua y la cubierta vegetal.

“Estamos terminando de integrar el documento; la idea es garantizar que la concesión de las aguas quede firme a favor del ejido, pues, entre otras cosas, es importante recordar que el primero en tiempo es primero en derecho”, señaló Juan José Martínez Ponce, del grupo de abogados de los quejosos.

Los campesinos y otros ciudadanos bloquearon desde el 9 de enero la obra del acueducto que el SIAPA realiza para conectar los macrotanques de El Colli y del propio poblado, del cual faltan apenas 25 metros. Los trabajos desde entonces no se han podido reanudar por parte de la empresa contratista. Como efecto, tres ejidatarios fueron remitidos a la policía zapopana, pero liberados ese mismo 9 de enero. Al día siguiente, Benjamín Rivera, líder en la oposición a la obra, fue amenazado a punta de pistola (Público, 11 de enero).

Sin embargo, desde octubre de 2005, el SIAPA se comprometió con el ejido a no modificar su sistema local de abastecimiento ni afectar los pozos que la comunidad agraria tiene concesionados, a cambio de que le dejaran terminar la conexión.

El acuerdo del 14 de octubre de 2005 señala que la paraestatal, a cambio del permiso de paso, se compromete a “mantener el sistema de abasto de la localidad, y establecer mejoras de acuerdo a programas de inversión que el ayuntamiento disponga”.

Lo que significa que “el SIAPA no asumirá ningún proceso de abasto, cobranza, control y mantenimiento de la infraestructura hidráulica hasta que la comunidad lo solicite oficialmente […] Únicamente se tendrá injerencia en pozos que hayan sido perforados, equipados y operados por el organismo, respetando aquellos que sean propiedad del municipio o de la localidad”.

Scroll to top