Esta aqui:Inicio » Naturaleza » Uncategorized » Se deslinda Profepa de la contaminación del río Santiago; compete a la CNA, dice

Se deslinda Profepa de la contaminación del río Santiago; compete a la CNA, dice

Es su obligación multar a industrias que descargan metales en el cauce: Treviño

Ni Semades ni Semarnat han respondido a las demandas de realizar acciones para revertir la polución


JORGE COVARRUBIAS – LA JORNADA JALISCO

La contaminación del río Santiago y la región de Los Altos compete a la Comisión Nacional del Agua (CNA), respondió la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) al Congreso local en un oficio dirigido particularmente al diputado panista José Luis Treviño Rodríguez, titular de la Comisión de Higiene y Salud.

El legislador y su correligionario Key Tzwa Razón Viramontes solicitaron el 17 de octubre del año pasado a la propia dependencia, a la Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable (Semades), Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y a la Comisión Nacional del Agua (CNA) tomar acciones inmediatas para revertir la contaminación que padece el afluente por las descargas residuales de las industrias localizadas en el municipio de El Salto, y se pidió también a las instituciones atender las disposiciones del Tribunal Latinoamericano del Agua, cuyos integrantes exigieron la declaratoria de una “emergencia sanitaria” después de recorrer en ese mismo mes la Cuenca del Ahogado y la cascada de El Salto-Juanacatlán.

A esta demanda, ninguna de las dependencias ha contestado. Después, en el mes de noviembre, Treviño Rodríguez solicitó información a la Profepa y ala Semades sobre el tratamiento de aguas residuales en la región de Los Altos Sur, conformada por los municipios de Acatic, Arandas, Jalostotitlán, Jesús María, Mexticacán San Julián, San Miguel El Alto, Tepatitlán, Valle de Guadalupe, Cañadas de Obregón y Yahualica, en virtud de que la Universidad de Guadalajara dio a conocer un estudio en el cual se confirmó un riesgo a la salud de la población como consecuencia de un “mal tratamiento de las aguas”.

José Luis Treviño

A esta nueva petición, ambas dependencias contestaron que este asunto no entra en el ámbito de su competencia. La Semades, encabezada por Martha Ruth del Toro Gaytán, respondió el 20 de noviembre de 2007, mediante oficio DGVN-023/3980/2007, que en efecto se detectaron descargas de aguas residuales de “empresas tequileras y granjas porcícolas”; sin embargo, la ejecución de sanciones le corresponde a la CNA y la Comisión Estatal de Agua (CEA).

En tanto que el titular de la Profepa, José de Jesús Becerra Soto, contestó apenas el 21 de enero de 2008, en el oficio PFPA-JAL/SJ/196.3/0332/2008, que “de conformidad a lo dispuesto por el Reglamento Interior de la Comisión Nacional del Agua, publicado en el Diario Oficial de la Federación, el 20 de noviembre de 2006, dicho órgano desconcentrado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, es el competente para conocer y atender la problemática por usted planteada”, precisa.

“Asimismo, le comunicamos que la dependencia con atribuciones suficientes para llevar a cabo un análisis toxicológico de las aguas de esa región del estado de Jalisco, para la determinación de posibles riesgos a la salud de los habitantes, es la Secretaría de Salud del gobierno del estado de Jalisco”, añade.

El diputado resaltó que, si bien a la Profepa no le corresponde verificar el saneamiento del río Santiago, sí es su obligación multar a todas las industrias que están descargando sustancias tóxicas y metales pesados tanto al afluente como a la presa de El Ahogado.

Para el archivo

Treviño Rodríguez recordó que no es la primera ocasión que el Poder Legislativo exhorta a las autoridades ambientales a tomar medidas para revertir el problema de contaminación y prevenir la aparición de enfermedades en la población que vive en los márgenes del río Santiago. El 28 de junio de 2007, el diputado priísta Jorge Arana Arana presentó un punto de acuerdo para que se “construyan las plantas de tratamiento de aguas residuales que resulten necesarias para recibir limpias las aguas que se viertan al río Santiago”, y el 6 de agosto el pleno del Congreso aprobó la creación de una comisión paritaria a fin de dar seguimiento a las acciones de saneamiento –la cual nunca se formó– y que pretendió, entre otros asuntos, atender el problema de contaminación en Miravalle y el desarrollo inmobiliario de La Ciudadela, asentado en un terreno que perteneció a la fabricante de teléfonos celulares Motorola.

Lo anterior, dijo el legislador, es una muestra de que los exhortos son como las “llamadas a misa” y el funcionario que quiere acatarlos los acata y el que no, los guarda en el cajón de su escritorio.

“Y éste es el caso, desde octubre nosotros pedimos datos (a la Secretaría de Salud) y los únicos datos (que nos dieron) es por vía de los medios (de comunicación) y en forma oficial no nos han hecho llegar estadísticas”, precisó.

Una eventualidad

A pesar de la alta toxicidad del río Santiago, manifestada en el niño Miguel Angel, quien lleva casi quince días en estado de coma, luego de haber caído a sus aguas, los diputados minimizan el riesgo que significará utilizar este caudal para abastecer la presa de Arcediano.

El legislador panista Arturo Gutiérrez Tejeda descartó que el accidente del menor pudiera servir como prueba para frenar el proyecto del vaso lacustre.

“Mira, no consideraría yo eso, puesto que es una eventualidad, el niño bien pudo haber caído en el lago de Chapala, pudo haber ingerido agua también y en un momento dado pudo haber tenido una repercusión similar a lo que estamos planteando. Yo no consideraría que eso es un impedimento para que se llevara a cabo la construcción de la presa”, afirmó.

Dijo que el agua de Arcediano, cuando ésta termine de construirse, estará limpia y ninguna autoridad que se precie de ser responsable asumiría el costo de transgredir la salud de la población.

De su parte, Treviño Rodríguez recordó que en el periodo de Alberto Cárdenas Jiménez –el primer gobernador de Jalisco emanado del PAN– se pretendió adquirir un crédito japonés para instalar plantas de tratamiento en todo el estado, y de haberse atendido a la propuesta, quizá en estos momentos la contaminación no sería tan severa.

“En esa ocasión el voto mayoritario del PRI echó abajo ese crédito, que ahorita estuviéramos hablando de plantas que valen cinco veces más de lo que costaban en ese tiempo y que hubieran dado solución al problema”, añadió.

Scroll to top