Esta aqui:Inicio » Agua » Ventilan a empresa Huntsman por contaminar Río Santiago

Ventilan a empresa Huntsman por contaminar Río Santiago

Greenpeace dio a conocer un estudio donde señala que la empresa de productos químicos vierte coctel de sustancias peligrosas para la salud humana y la vida acuática

Por Sergio Hernández/ Foto: Greenpeace, manifestación afuera de la empresa Huntsman

16 de noviembre de 2012.- Greenpeace México asegura que la corporación Huntsman, uno de los mayores proveedores de sustancias químicas para el sector textil a nivel mundial, descarga sustancias contaminantes en el Río Santiago, Jalisco, las cuales pueden afectar tanto la salud humana como el ecosistema acuático.

Desde el año 2009 el Río Santiago está clasificado en la Ley Federal de Derechos como un afluente que sólo puede recibir descargas de aguas residuales lo suficientemente limpias que no afecten la preservación de la vida acuática, y es la Comisión Nacional del Agua la dependencia que debe verificar el cumplimiento de esta disposición.

La planta química de Hunstsman se encuentra en el poblado de Atotonilquillo, del municipio de Chapala, comunidad ubicada a la orilla del Río Santiago.


Ver mapa más grande

Voluntarios de Greenpeace llevaron a las oficinas administrativas de Huntsman, en el World Trade Center de la Ciudad de México, botellas de agua de colores con la leyenda “agua enriquecida con tóxicos cortesía de Hunstman”, buscando exhibir públicamente a la multinacional.

Para afirmar que la empresa contamina el Río Santiago con sustancias químicas dañinas para el ser humano y el ecosistema, Greenpeace realizó una toma de muestras, las envió a analizar en los laboratorios de Greenpeace International en la Universidad de Exeter, Reino Unido, y elaboró un informe que se denomina “Lo oculto de la empresa Huntsman”.

La organización ecologista asegura que se encontraron 31 y 52 compuestos orgánicos persistentes, respectivamente, en cada una delas muestras, ninguno de los cuales está regulado en las normas oficiales mexicanas sobre descargas a aguas nacionales, que son la NOM- 001-ECOL-1996, y NOM- 002-ECOL-1996,

En los resultados del informe Greenpeace explica que detectó algunas substancias muy peligrosas tanto para la salud humana como para el ecosistema acuático como por ejemplo, el 2,5-dimetil anilina el cual es clasificado bajo la Globally Harmonized System of Classification and Labelling of Chemicals como muy tóxico para la vida acuática (H400), así como dañino si es inhalado y al contacto con la piel.

Otros componentes altamente peligrosos encontrados en las descargas de la empresa hacia el Río Santiago son el trifluorometil aniline, el 2,3-dihidro-1,3,3-trimetil-1H-indole (CAS 118-12-7), clasificado como muy tóxico para la vida acuática y el Ftalato ester DEHP (CAS 117-81-7), un disruptor hormonal potencialmente peligroso para la vida acuática.

“Huntsman está descargando sustancias tóxicas al Río Santiago, en un claro ejemplo de contaminación industrial de un cuerpo de agua. Con ello no sólo se pone en peligro el medio ambiente acuático sino también la salud de los habitantes de la Cuenca. Esta contaminación nos afecta a todos”, señaló Gustavo Ampugnani, director de campañas de Greenpeace México.

Desde marzo de este año, la campaña “ríos tóxicos” de Greenpeace exige transparencia acerca de las descargas de empresas como Huntsman y que se cumplan con los mismos estándares que siguen en países desarrollados, por ejemplo en la Unión Europea, donde son miles los compuestos que están regulados y muchos de ellos prohibidos o altamente restringidos, de acuerdo con la Agencia Europea de Sustancias Químicas.

El Río Santiago es uno de los principales cuerpos de agua del oeste de México y recibe descargas de decenas de industrias en las que se han detectado presencia de cientos de sustancias químicas tóxicas o de las cuales se desconoce el impacto.

“Huntsman es proveedor de varias marcas importantes a nivel global y en particular del sector textil. A través del desafío a la contaminación Detox, Greenpeace exige que estas empresas trasnacionales garanticen cadenas de producción y ropa libre de sustancias tóxicas que puedan afectar a las comunidades al medio ambiente”, concluyó Pierre Terras, coordinador de la campaña de Tóxicos de Greenpeace México.

Así fue la protesta de Greenpeace en las oficinas de Huntsman, en la Ciudad de México:

Scroll to top